Muchos, demasiados, están haciendo cosas que a uno le fascinaría conocer. A cada uno, cada quien: casas, instrumentos musicales, inseminaciones, aviones, pinturas, cortes de pelo, huelgas, herramientas de ortodoncia, libros, investigaciones sobre historia ottomana, nuevos idiomas, innovaciones en deportes varios, refranes, matrices ideológicas, formas de producción y comercialización, medicamentos…
Cómo segmentar tanta información (y el crecimiento exponencial de ésta!) para poder internalizarla y sintetizarla, sin morir de sobredosis en el intento.
Algunas mentes con altos grados de esquizofrenia (algunos los llaman genios, vaya a saber) posiblemente logren hacerlo por propia iniciativa, pero esto no sirve para la generalidad de los casos.
Cierto es que hay grandes avances en este sentido. Ahora bien, Google y sus brutazos motores de búsqueda no ayudaron taaanto cuando ayer dijeron que había muerto Diego Maradona nuestro Diego.
Los resultados de la búsqueda de Maradona arrojaron en o,23 segundos, «aproximadamente» 16.700.000. Paciencia. Maradona muerto: 0,13 segundos, 1.180.000 de enlaces.
Mientras tanto sudaba en frío. Con el Diego no!
La cosa es que el Diego está de diez (bueno, con cariño) y nos enteramos antes por Radio cuando lo escuchamos decir “Los muertos, salvo excepciones, no hablan”.
A qué viene tanta perorata? A que hay que construir la forma de ir sintetizando cada vez mayores niveles de información con un mayor nivel de segmentación por usuario. Desde que, cualquier cosa que busques en Internet implica entre los primeros lugares de la indexación cosas vinculadas con la industria pornográfica, ya los metatags no sirven demasiado y hay que idear otras formas.
Las redes dan determinadas características importantes, certeras.
Es interesante, más allá de las limitaciones, los proyectos que en el campo musical están llevando a cabo LastFm y Pandora. Justamente, ambos proyectos consisten en definir tu perfil musical de acuerdo a los temas que elijas (o tengas en tu PC) y el entrecruzamiento de esa información con la de otros usuarios que tengan opciones similares. De esa manera, se van generando perfiles comunes, que te dan la posibilidad de conocer nueva música de acuerdo a tus gustos específicos. En el caso de Pandora, nombran como Genoma este tipo de tratamiento, aunque, por sus connotaciones organicistas, tal vez no sea el más feliz. Poco importa. El desarrollo de este tipo de iniciativas involucra al público en general con propuestas que le interesa, le son propias. Un gran avance, entonces!

Comentarios

Quizás la solución a la sobredosis de información sea nunca perder la mira del objetivo. Es la única manera, me figuro, de no terminar mareado. El que sabe lo que busca se deleita en el mar de información, no se hunde, verdad? Bueno, pelo. Muy bueno el blog. Yo todavía no me metí en el mundo de los bloggers, asi que quizás me podés enseñar un poco. Abrazo!

Deja un comentario