Lito Nebbia sobre la industria musical

Transcribimos una excelente nota de Lito Nebbia. Por fin músicos de referencia empiezan a plantear las cosas tal como son, con la voluntad de crear un modelo más justo, sustentable y positivo para los músicos.

Lito Nebbia

La Cámara de Diputados ha convertido en ley un proyecto que prolonga de 50 a 70 años los derechos de las compañías discográficas sobre los discos que alguna vez editaron. Y es una pena que el Congreso a veces no tenga información clara y real sobre lo que trata, porque esta ley sólo protege a las grandes compañías discográficas para que puedan seguir manipulando a su antojo centenares de álbumes de diversos géneros. Albumes que, en la mayoría de los casos, están bajo un contrato leonino en el que el artista no tiene la menor posibilidad de ver respetada su obra y mucho menos de percibir los derechos reales que le corresponden.

El artista siempre es perjudicado a través del tiempo. Cuando no aparecen reediciones de sus trabajos creativos, pierde de cobrar sus royalties discográficos. Si es autor, también se debilita el cobro de sus ingresos autorales. Pero lo más grave es que, en algunos casos, ha ocurrido que el manipuleo sobre la no edición de una obra es lo más parecido que hay al término “que te borren del mapa”.

Pensemos: el artista no tiene disco para trabajar, tampoco lo tiene para que siga vigente su obra, y si llega a reclamar que lo liberen, tampoco le permiten publicar su trabajo. Ni siquiera digo, a estar altura, pedirles que te devuelvan un master: aquí se trata de una verdadera Máquina de la Inconveniencia.

Puedo citar detalles de mi caso personal: a mis 17 años firmé contrato con la legendaria RCA como integrante de mi grupo de adolescencia, Los Gatos. Hasta hoy esos álbumes llevan vendidas millones de copias. Pero nunca podremos saber exactamente el número, porque la compañía discográfica, que sub-edita a través de casas sucursales que tiene por todo el mundo, jamás hace una rendición de cuentas fuera de tu país de origen. Tengo ediciones de mis discos en Estados Unidos, Venezuela, Bolivia, Uruguay, Chile, Costa Rica, Brasil… Y, de este modo, jamás he cobrado un centavo. Los Gatos éramos número 1 en ventas en casi toda América latina. Lo mismo pasó con mis primeros discos como solista. Hay canciones que han estado varias semanas en los primeros puestos de otros países, y jamás me las liquidaron.

Mientras va transcurriendo el contrato leonino que firmó, uno siempre está ocupado y entusiasmado con el siguiente disco, y piensa que finalmente todo se va a solucionar. Por eso no se litiga oportunamente. Además, ¿cómo desconfiar de la gente que está tan interesada en nuestra música? Pero cuando el contrato termina, y uno queda libre de grabar para esa compañía, es cuando comienza el mayor atropello.

Cuidado: estoy refiriéndome exclusivamente a hechos que ocurren en el ambiente de nuestro país. En Estados Unidos, cuando algunos artistas terminan su contrato, la compañía sigue permanentemente reeditando su obra y cuidándola. Ni qué hablar si es un artista que continúa en total actividad: sigue manteniendo relación con la compañía anterior, sencillamente porque el cuidado del material grabado es algo que les compete y conviene a ambos.

Jimi Hendrix

En nuestro país hay un anecdotario lleno de historias donde un gran artista, uno de esos que le ha hecho ganar muchísimo dinero a la discográfica (y soy uno de ellos), trata de comunicarse con la compañía para una consulta o reunión, y ni siquiera lo atiende la secretaria de algún ejecutivo. Terminado el contrato, hay un cese de relaciones. Entonces comienzan a ocurrir atrocidades como cambios de portadas, equivocaciones en los créditos, mala masterización de los álbumes, hasta llegar a un par de sucesos que me parece bueno contar.

Varios años atrás, la compañía que tiene derechos sobre los discos de Los Gatos publicó un casete de regalo dentro de una caja de las hamburguesas Paty, que se vendía exclusivamente en los grandes supermercados. Así como lo están leyendo. Lógicamente incluía el tema “La balsa”… O sea que no sólo se hartaron de ganar dinero, y mal pagarnos derechos durante 40 años, ¡sino que ahora hacen un negocio hasta con las carnicerías!

Luego de esto, durante un verano de esos en que ya no saben qué inventar para vender boludeces en la playa, publicaron un CD remix de temas clásicos de los años ’60. No podía faltar nuevamente “La balsa”. Esta vez a nuestra grabación original le sumaron pitos y matracas, gente haciendo algarabía y una cantidad de basura que es una falta de respeto para una grabación que es un hito para la historia de la música popular argentina.

¿Existe alguna ley en nuestro país que pueda corregir o no permitir que sucedan este tipo de cosas? Por supuesto que no.

¿Qué desearíamos más los artistas que el hecho de que la vieja compañía discográfica donde registramos nuestros primeros éxitos sea la que siga desarrollando el material (con un contrato legal y razonable), y en el caso de artistas con larga trayectoria, llegar a un acuerdo donde el paso del tiempo y los cambios tecnológicos de los productos no terminen resultándonos perjudiciales?

Muchas veces en reportajes me preguntan qué pienso de la piratería y por supuesto que no estoy de acuerdo con eso, ni con nada que signifique robar. Pero, ¿cuál es mi lugar como artista, cuando por un disco que se vende de Los Gatos percibo cuatro centavos? La piratería no me hace nada, si sólo pierdo 4 céntimos…

Cuando estábamos a punto de celebrar el 40º aniversario de nuestro grupo y de la grabación de “La balsa”, mantuve reuniones con ejecutivos de la compañía que tiene el derecho de explotación (nunca mejor usado este término) de nuestros discos. Asistí con la propuesta de revisar ese tramposo contrato que firmé a mis 17 años. Lógicamente nunca nos pusimos de acuerdo. ¿Cómo ponerse de acuerdo con gente que desprecia la música?

Industria Musical

La propiedad intelectual y el eje del mal?

Ayer nos enteramos de que un grupo de lobbistas norteamericanos esta intentando convencer a su gobierno de que quienes usen y promuevan el software libre atentan contra los intereses de la nación. Estos señores conforman la denominada Alianza Internacional para la Propiedad Intelectual (IIPA), una banda de retrógrados defensores a ultranza de los derechos de autor, la propiedad intelectual y toda esa basura que nos impide ser libres culturalmente.

Estos lobbistas son los encargados de crear la temible Lista 301, que se encarga de vigilar a los países en cuanto a cuan correctamente se cuidan los derechos de propiedad intelectual. Para decirlo en criollo, controlan y presionan a los países que no cumplan debidamente con las leyes de copyright.

Descargas ilegales

Ahora bien, la IIPA esta tratando de convencer al gobierno estadounidense para que considere al código libre como un enemigo de los intereses de la nación y que debilitaría a la industria de software americana. Así que cualquier país que adopte soluciones basadas en software libre seria puesto en observación y considerado un enemigo de los Estados Unidos, por atentar contra las empresas desarrolladoras de software, los derechos de autor, la propiedad intelectual y cuanto invento se les cruce en la cabeza.

Leer el resto del artículo »

Música y dominio público

La Cámara de Diputados (Argentina) convirtió recientemente en ley un proyecto presentado por el Senado, que prolonga de 50 a 70 años los derechos de las compañías fonográficas sobre los discos que alguna vez editaron. La ley hace pensar, inmediatamente, en el triunfo de propietarios legales sobre inescrupulosos usurpadores, en la protección a las ediciones “oficiales” por sobre las “piratas” y, obviamente, en el respeto a la obra de los artistas en lugar del más salvaje de los saqueos. Y así fue festejada por destacados músicos. En los fundamentos se dice, por ejemplo: “Un caso claro y paradigmático es el primer álbum fonográfico interpretado por Mercedes Sosa, titulado La voz de la zafra, publicado en 1961, que caería en el dominio público en el inminente 2011, si la legislación no fuera modificada como aquí se propone”. Y, más allá del error en cuanto a los alcances de la ley anterior (el disco habría entrado en el dominio público en 2012, una vez que los cincuenta años desde su edición original se hubieran cumplido), el ejemplo propuesto por el senador José Pampuro es paradigmático, aunque por razones sumamente diferentes de las enunciadas.

Si el senador hubiera conocido algo sobre el tema, se habría percatado de que la nueva ley prolonga los derechos de la compañía que, precisamente, mantuvo ese disco fuera de catálogo durante la friolera de cuarenta y ocho años. Un período que, por otra parte, podría presumirse mucho más largo si la muerte de Mercedes Sosa no hubiera llevado a los directivos de Sony a rebuscar en su catálogo el único disco de esa cantante que había sido editado (y nunca vuelto a publicar) por RCA, de la que es actual propietaria. En los fundamentos se mencionan también los primeros discos de Sandro (parece que veían venir el negocio), de Palito Ortega y Violeta Rivas.

Mercedes Sosa

El problema es que la ley, que nada tiene que ver con los derechos de autor, es la mera extensión de un contrato (un convenio entre dos partes) aunque, en este caso, con una sola parte contemplada. Es decir que no fija, para las casas discográficas que presionaron para retener los derechos sobre unos pocos títulos y artistas a los que asignan valor comercial, ninguna responsabilidad ni deber con respecto a ese material pero, sobre todo, a aquel que no reviste para ellos ningún interés pecuniario pero forma parte del patrimonio cultural de la humanidad.

No cabe mucha duda de que los sellos seguirán editando a Sandro, al Club del Clan y, dentro del tango o el folklore, a Los Chalchaleros, a Troilo, a D’Arienzo y alguno más. Pero, de no haber ninguna ley complementaria que establezca los deberes que esa extensión del derecho debería conllevar, las consecuencias de la ensalzada norma serán la desaparición del mercado de todo aquello que los sellos jamás quisieron reeditar.

Sin una reglamentación complementaria, la nueva legislación derivará en la convalidación del derecho de las compañías a no editar determinados discos y en la imposibilidad de obtenerlos por parte de los potenciales interesados. Una somera evaluación de antecedentes revela, por ejemplo, que Universal, actual propietaria de Philips, nunca editó en CD la mayoría de los discos originales de Mercedes Sosa, mantiene fuera de catálogo el segundo volumen de la Historia del Tango por Astor Piazzolla, tiene inédito su Veinte años de vanguardia con sus conjuntos desde hace nada menos que cuarenta y seis años, y jamás publicó el Romance de la muerte de Juan Lavalle, de Eduardo Falú y Ernesto Sabato. EMI nunca editó en CD los discos originales del Sexteto Mayor y relegó las geniales grabaciones de Troilo para Odeón a un disco llamado From Argentina to the World, donde no se consigna absolutamente ninguna información y, para peor, de las 24 piezas registradas por la orquesta entre 1957 y 1959 incluyó, arbitrariamente, sólo 20.

El dominio público es el de todos. El que acaba de refrendarse, si no se lo corrige de alguna manera, será el del perro del hortelano.

La voz de la zafra

Por Diego Fisherman en Página/12.

Dialogo interplanetario por la Cultura Libre

Del 25 al 29 de enero Dardo Ceballos estará participando del Diálogo Interplanetario de Cultura Libre en Canoas (Porto Alegre), en el marco del Foro Social Mundial 10 años 2010, en representación del Proyecto Red Panal Música Colaborativa.

Desde este espacio entendemos
la cultura no sólo como la forma de expresión de las relaciones y sentimientos humanos, sino también como un poderoso instrumento político. El control de su producción y acceso es un elemento esencial para mantener la dominación de los pueblos y la concentración de poder. Y justamente por sus características políticas y sociales, no basta que sólo el producto cultural tenga esas características liberadoras. Es necesario que todo el proceso de creación y difusión sea libre, garantizando a los sujetos sociales condiciones suficientes para crear y acceder a todos los bienes culturales. La cultura libre es, así, un importante paso en la construcción de una sociedad libre.

Bajo esa perspectiva, convocamos organizaciones, colectivos e individuos para discutir ese proyecto de la Cultura Libre que queremos ampliar en el Diálogo Interplanetário de Cultura Libre, que acontecerá durante el Fórum Social Grande Porto Alegre 10 años, en la ciudad de Canoas, entre los días 25 y 28 de enero de 2010.

Queremos dar inicio a la construcción internacional de un espacio autónomo para la discusión de una cultura contestataria, que abarque a aquellos en búsqueda de la emancipación y de la libertad en la producción cultural, y que construya en vistas a un Fórum Internacional de Cultura Libre, en el segundo semestre de 2010.

El Dialogo Interplanetário de Cultura Libre ya cuenta con articulación en países como Argentina, Uruguay, Paraguay, Chile y Brasil y está abierto a tod@s l@s que quieran contribuir (siempre teniendo en cuenta una perspectiva social). Será un espacio autogestionado de debates y producción cultural. Feria de libros, shows de música independiente, debates sobre la propiedad intelectual, producción cultural, transmisiones de radios y Tvs comunitarias, talleres de software libre y mucho más – o lo que aparezca.

Programación

26/01 – Martes
MAÑANA – Apertura – La cultura como bien común

Participantes:
Christophe Aguiton (França)
Anibal Quijano (Peru)
Fernando Anitelli (Brasil)

Entendemos la cultura no sólo como una forma de expresión de las relaciones humanas y sentimientos, sino también como una poderosa herramienta política. El control de la producción y el acceso a ella es esencial para mantener la dominación de las personas y la concentración de poder. Exigimos una cultura que no es sólo ni únicamente gratuita, sino realmente libre. Libre de los grilletes del mercado, los cargos en el Estado, las restricciones económicas y los intereses corporativos. Así pues, el derecho a la cultura libre conduce a la producción, la circulación, el acceso y la sostenibilidad. Por otra parte, la cultura debe ser un gran proyecto común, abierto a todxs y visibilizado cómo un derecho universal.

TARDE 1 – Concepto de Cultura libre
Participantes:
Marilina Winik (Editorial El Asunto y UBA – Argentina)
Gog (Rapper/Música para Baixar – Brasil)
Sebastián Vazquez (Colectivo La Tribu – Argentina)
Colectivo Epidemia – Brasil

Cultura libre es un concepto ampliamente utilizado en los últimos años para definir nuevas formas de democratización de la cultura, especialmente a través de las nuevas tecnologías. Puede referirse únicamente a la utilización de licencias para la distribución cultural «libre», críticas al actual modelo de derechos de autor, o puede referirse a los nuevos medios de producción, distribución y consumo, que reducen el papel de los intermediarios y tratan de escapar de las presiones que los mercados tienen en la producción cultural. Qué Cultura libre queremos?

TARDE 2 – Limitaciones al derecho de autor: los derechos de libre acceso del público a los bienes culturales (Panel)
Participantes
Pablo Ortellado (Gpopai – Brasil)
José Vaz (Ministério da Cultura – Brasil)
Guilherme Carboni (Brasil)
Beatriz Busaniche (Fundación Vía Libre AR)

Las leyes de propiedad intelectual han evolucionado en los últimos trescientos años, contribuyendo a crear cada vez más barreras al acceso del público a los bienes culturales. Sin embargo, la propia legislación prevé excepciones y limitaciones a la ley a fin de permitir el uso público y gratuito para fines de crítica, la educación, la preservación del patrimonio, etc. La ley brasileña actual es uno de los peores del mundo con respecto a estas limitaciones – un estudio comparativo de 16 leyes sobre las formas de acceso, es la 3 ª más restrictiva. ¿Cómo se puede incluir más de estos derechos de acceso del público en la reforma de la ley de derechos de autor en Brasil?. Y aportes desde la mirada acerca de la ley de propiedad intelectual argentina, y las propuestas para su futura reforma.

27/01 – Miércoles
MAÑANA – Procesos Sociales hacia la democratización de la comunicación: Casos de Argentina y Brasil
Participantes:
Natalia Vinelli (Barricadas TV y Red Nacional de Medios Alternativos – Argentina)
Amarc/La Tribu – Argentina
Bia Barbosa (Colectivo Intervozes – Brasil)
Renato Rovai (Fórum de Mídia Livre)

Los medios de comunicación son un actor político privilegiado de la actualidad. Los medios construyen sentido, referencia, y en este proceso contribuyen a la conformación del imaginario de los pueblos. La reciente promulgación y debate de la Ley de Servicios Audiovisuales, en Argentina, y los intereses de toda clase que contribuyó a visibilizar, servirán cómo disparador, para hablar de comunicación, los limites de las leyes, y cómo es posible hoy una práctica de comunicación alternativa, anticapitalista y autónoma. O sea, libre.

TARDE 1 – Sustentabilidad y nuevos modelos de negocios: Es posible ser un profesional de la Cultura Libre?
Participantes
Gustavo Anitelli (Música para Baixar – Brasil)
Fernanda Azevedo (Arte contra a Barbarie – Brasil)
Matías Reck (Editorial Milena Caserola – Argentina)
Dardo Ceballos (RedPanal – Argentina)
Allan da Rosa (Editorial Toró – Brasil)

Los principales obstáculos para la cultura libre son probablemente las dificultades económicas que los productores culturales tienen para ofrecer acceso abierto a sus producciones, y al mismo tiempo, garantizar la sostenibilidad de su negocio. Si los productores deben renunciar a los ingresos de los derechos de autor, como hacen para sostener su actividad?. Y ¿cuál será el futuro? ¿Cómo podemos crear formas de sostenibilidad que sean liberadoras, distintas de las que ya están siendo experimentadas por la industria cultural?

Este es un adelanto de la presentación:

TARDE 2 – Intercambio de experiencias – Presentación de Colectivos de Cultura Libre de todo el mundo (5 salas)

Salas temáticas – Libros, música, vídeo, software y comunicación alternativa

La apropiación de las nuevas tecnologías para la producción de conocimientos e información y el consiguiente aumento de la comunicación, el activismo, medialibrismo, cultura copyleft vs. Copyrigth,etc, son cuestiones vinculadas al debate sobre la propiedad intelectual, fundamental para el proceso de otro mundo posible. Teniendo en cuenta esto, es necesario conocer las experiencias existentes de la cultura libre en el mundo. Por lo tanto, es necesario socializar algunas de nuestras experiencias exitosas y que pueden servir como base para nuevas iniciativas.

Para suscribirse a la experiencia de una cultura libre en esta actividad, enviar el nombre del grupo / colectivo / individual con una breve descripción del tipo de trabajo para marianalie@yahoo.com

28/01 – Jueves
TARDE 1 – Reunión organizativa del Forum Interplanetario de Cultura Libre 2010 (reunión de grupo de trabajo)
En esta reunión, se reunirán los grupos de la cultura libre interesados en la organización del Foro de Cultura Libre interplanetario debería ocurrir en Sao Paulo en la segunda mitad de 2010


Contacto e informaciones

Para participar de la articulación de esta iniciativa y recibir informaciones sobre el proceso, unite a nuestra lista de discusión:

culturalivre mailing list
culturalivre@lists.gpopai.org
http://lists.gpopai.org/listinfo.cgi/culturalivre-gpopai.org

2° Fabrica de Fallas

UNA NUEVA EDICION DEL ENCUENTRO FABRICA DE FALLAS, EN FM LA TRIBU

No hace falta permiso para ser libre

Ya no se trata de un evento que atraiga a fanáticos de la tecnología. Este fin de semana, por la sede de la calle Lambaré pasaron toda clase de personas interesadas en salir del corsé de pensamientos predigeridos sobre la circulación de cultura.

Fabrica de fallas

La educación tradicional se basa en el miedo. Miedo a la jerarquía. Miedo a pensar lo que no esté programado. Y sobre todo, miedo a equivocarse. Por segundo año consecutivo, el Festival Fábrica de Fallas –que se desarrolló durante el fin de semana en FM La Tribu– embistió contra esas concepciones y, de paso, empezó a resquebrajar aquello de que “Cultura libre” es una consigna que sólo seduce a los fanáticos de la tecnología. Junto a los ya reconocibles programadores que defienden el copyleft estuvieron varios representantes de los pueblos originarios, organizaciones campesinas y hasta conferencistas espontáneos que se animaron a tocar temas como el amor libre. Los piratas, parece, están por todas partes.

En ese sentido, se insistió en que los temas de propiedad intelectual abarcan un campo que trasciende por mucho la comercialización de canciones de Shakira o la descarga de películas de Disney. Se advirtió, por ejemplo, que esta semana podría aprobarse el Proyecto de Ley (S3030/90), que pretende extender por otros 20 años –pasando de cinco a siete décadas– la propiedad de las discográficas sobre las interpretaciones o ejecuciones fijadas en fonogramas, considerando que “la producción cultural musical y nacional de las décadas del ’40 y del ’50 se encuentran seriamente amenazadas (sic)” por la posibilidad de caer en el dominio público. “Vale decir, como mínimo, que muchos artistas fallecidos, como Mercedes Sosa o Atahualpa Yupanqui, difícilmente se vean perjudicados por la difusión de su obra”, ironizó la analista Beatriz Busaniche.

Fábrica de Fallas, no obstante, dejó fluir los análisis más allá de esos ejes ya clásicos. La Cooperativa de programadores Gcoop (www.gcoop.com.ar) y la red independiente Buenos Aires libre (www.buenosaireslibre.org) ofrecieron tácticas para “ganar autonomía” a partir del uso de tecnologías alternativas y soft libre. Por otro lado, el matemático Enrique Chaparro abrió la polémica al plantear que “lo que se pone en juego” cuando se discute la privatización de datos es, en última instancia, el avance de corporaciones sobre cuestiones como la biotecnología aplicada a humanos. Desde su perspectiva, si el cuerpo es administrado como una serie de informaciones “privatizables”, se podría llegar a “la forma más perfecta de control –que sería también la más invisible–: la silenciosa intervención genética sobre poblaciones”, advirtió. Suena a ciencia ficción, pero no lo es. En octubre, la revista Science publicó un estudio en el que afirmaba que ya se han patentado usos posibles sobre el veinte por ciento del genoma humano. “Por eso hay que desbaratar la falacia que consiste en revestir de un barniz puramente técnico aquellos temas que deben discutirse públicamente”, recalcó el científico. En la misma tónica, la Fundación Vía Libre (www.vialibre.org.ar) aprovechó para presentar el libro Libres de monopolios sobre el conocimiento y la vida.

Fabrica de fallas

Daniel Mundo y Juan Pablo Ringelheim –ambos de la Revista Artefacto (revista-artefacto.com.ar)– sumaron a los conceptos de Chaparro turbadores diagnósticos sobre la actual encrucijada tecnológica. “Estamos en las puertas de una transformación de lo que antiguamente se llamaba naturaleza. Por lo tanto, la cultura ya no se moverá en direcciones ‘metafísicas’; sino que lo físico mismo se fundirá con la cultura”, anticipó Mundo. Ringelheim, a su vez, se basó en James Graham Ballard y Michel Houellebecq para evaluar la posibilidad de que surjan “neofascismos de consumo que, frente al aburrimiento, la angustia y el tedio que reina en nuestras sociedades, favorezcan momentáneas explosiones de locura”.

Un DVD volaba por aquí, un pendrive se enchufaba por allá. Las PC seguían copiando a lo loco mientras el Colectivo Situaciones (www.situaciones.org) presentaba ¿Quién habla?, un estudio sobre la relación esclavizante que se establece en los call centers usando la tecnología como grillete. Y así como se integraron al debate trabajadores de ese ramo, también se escuchó la voz de jóvenes que viven en las villas de la Capital cuando el grupo se refirió a un experimento que llevaron a cabo en la vía pública. Testearon si la gente se detenía a hablar con chicos de los barrios pobres. “Les pedíamos la hora y nada. Les dijimos que éramos de la UBA y tampoco, ni bola. Sólo se frenaban cuando les decíamos que éramos parte de una campaña de Adidas”, relató un morocho de zapatillas espaciales.

El intercambio no paró: hubo videoconferencias, radio en vivo, talleres con el Movimiento Campesino de Santiago del Estero (MocaSe) y el Frente de Lucha Mapuche; fotografías de la cooperativa sub y aportes de académicos como Alejandro Kaufman y el hostigado pero feliz Horacio Potel (ver aparte). Quien quisiera podía tomar el micrófono y difundir propuestas que considerara valiosas, incluyendo desde recetas hasta ideas alrededor del erotismo. Todo con la música en vivo de bandas como The Kyoto Connection, Timotteo y la recién formada Orquesta La Tribu. El panorama –hay que decirlo– no podía ser más distinto del de los encuentros “antipiratería” que propicia la industria. En vez de una sintonía uniforme, se puso en escena un mosaico de verdades complementarias. Y la libertad de cometer errores producía adrenalina, no temor. Un panelista sintetizó ese espíritu citando el Manifiesto Tardío del poeta vasco Joxe Azurmendi: “Porque éste es el último engaño:/ Nos han hecho creer/ que tenemos que justificar el querer ser libres,/ antes desde fuera, y ahora desde dentro./ Como si para ser libre/ hiciera falta permiso de nadie…”.

Por Facundo Garcia en Página/12

SafeCreative

En el marco del Free Culture Forum estuvimos charlando con Mario Pena, encargado de desarrollo de negocio y gestión de comunidad de SafeCreative. Les dejamos información sobre el proyecto y las formas de articulación que propone.

¿Qué es Safe Creative?

Safe Creative es el primer registro mundial de propiedad intelectual, global, libre, abierto, independiente y gratuito creado en un entorno web, que permitirá a cualquier creador o titular de derechos dejar constancia de su obra mediante un depósito digital, y obtener una prueba válida para presentar en juicio por medio de un certificado de registro firmado electrónicamente. La diferencia entre Safe Creative y otros registros es que además junto a la obra pueden indicarse los derechos que corresponden a la misma, incluyendo las licencias de uso más comunes, a elección del usuario.
También permite gestionar de manera sencilla e intuitiva sus derechos sobre dichas obras y aprovechar el potencial semántico que el registro en nuestra plataforma aporta a los contenidos.
Es global y abierto porque puede ser usado por cualquier autor, de cualquier país y para cualquier tipo de creación: literaria, artística o científica, como textos, imágenes, objetos en tres dimensiones, contenidos audiovisuales, sonidos, programas de ordenador, etc.
Es independiente del modelo de derechos que en cada momento los creadores deseen establecer para sus obras: copyright tradicional, GPL, Creative Commons, etc.
Gratuito: es un servicio gratuito para los usuarios.

¿Por qué Safe Creative?

En los últimos años hemos asistido a una revolución de los modelos de gestión de los derechos de propiedad intelectual. Esto ha sido en gran parte gracias al acceso directo y masivo de los creadores a nuevas formas de difusión de los contenidos. La aparición y desarrollo desde la comunidad internauta de proyectos copyleft ha desbordado el tradicional concepto de registro de propiedad intelectual, pieza necesaria para salvaguardar los derechos de autor. Todo ello ha desembocado en la necesidad de encontrar nuevas fórmulas más flexibles, cómodas y asequibles para realizar el registro digital de obras.
Creemos que para avanzar en el desarrollo de las nuevas formas para  publicar, difundir y compartir las obras es necesario buscar fórmulas que superen los límites del registro de derechos tradicional. Fórmulas alternativas e innovadoras que no solo proporcionen nuevas posibilidades de acuerdo con los principios de comunicación, intercambio de información, interoperabilidad y colaboración de la Web 2.0 sino que además protejan a los creadores y titulares de los derechos en las redes digitales.

¿Qué valor aporta a los autores y a los proyectos existentes para la difusión del conocimiento?

Safe Creative es una herramienta que proporciona un valor añadido a las iniciativas que promocionan la difusión de la creatividad y el conocimiento en términos de rentabilidad, protección legal y técnica, facilitando la autogestión de los derechos de forma sencilla, flexible, segura e intuitiva. Safe Creative proporciona así mismo a los autores y titulares de los derechos:

  • Seguridad: Las obras registradas en Safe Creative son guardadas y almacenadas en nuestros sistemas aplicándose los máximos procedimientos de seguridad de la información.
  • Confianza y garantía: Los titulares de los derechos y terceras partes que quieran utilizar una obra pueden obtener gratuitamente un certificado de registro, que indica la autoría y derechos correspondientes a dicha obra en un momento determinado.
  • Factor disuasorio: Es un sistema que permite eficazmente hacer frente a las tentativas de infracción, plagio o vulneración de derechos o licencias. En virtud de la globalidad de las redes digitales, la difusión de las obras se enfrenta ahora a mayores vulnerabilidades.
  • Auto-gestión de los derechos sobre las obras: Del mismo modo que los creadores pueden distribuir y difundir sus trabajos por sus propios medios, pueden también determinar con la misma agilidad y el mismo alcance global cómo gestionar sus derechos.
  • Tecnología de web semántica: Safe Creative incorpora componentes y especificaciones que proporcionan información sobre, al menos, la autoría y derechos en relación a una obra puesta a disposición en las redes digitales, haciendo posible lo que se denomina copyright semántico.

Servicios y coste

Los servicios de registro, certificación y consulta son gratuitos y se pueden realizar a través del sitio web de Safe Creative: www.safecreative.org, o por medio de de interfaces API (registro directo desde blogs, sistemas de gestión de contenidos, aplicaciones de escritorio…) que se irán ampliando progresivamente. Así mismo, son abiertos y gratuitos los servicios de consulta semántica realizados de forma no masiva por usuarios particulares.
Por otro lado, Safe Creative está abierto a la suscripción de acuerdos, sinergias o colaboraciones con todo tipo de proveedores, plataformas de difusión de contenidos u otros servicios para el uso profesional de sus soluciones, cuyo caso se analizará individualmente y en función del interés de ambas partes y la comunidad.

Controlando el control

El dia 1 de julio en el festival InnMotion de Barcelona, Derivart ha lanzado de forma accesible para todos uno de los secretos mejor guardados.

A partir de ahora todos lo ciudadanos que quieran podrán utilizar solo repertorio no depositado en la entidad de gestión y dejar de pagar a la SGAE porque por fin sabremos que tiene en su poder y que no.

Para ello tenemos dos herramientas absolutamente infalibles:

El inspector

Por un lado, El Inspector es un complemento del navegador Firefox que comprueba si la música registrada en la SGAE esta disponible en las redes p2p. Ya tenemos posibilidad de poder descargar esta aplicación y usarla en nuestros ordenadores, entrando en la propia web del colectivo. Intercambio libre y legal de archivos directamente desde la pagina de SGAE.
Y también podemos disfrutar de El Manager, una herramienta que te ayudará a identificar cuando una canción registrada en la SGAE esta dentro de alguna carpeta de tu ordenador. Si estas pensado hacer una fiesta con música libre, versionar grupos míticos, una boda, una fiesta benéfica para una causa noble o solo porque si, el manager es tu solución.

El Manager

Durante el festival las herramientas han sido utilizadas ya por mas de mil personas. Y ahora podemos seguir desde casa.

Via Conservas.

Derechos de autor y la negación del consumo

piano-angel

“Creo que la mayoría de los consumidores no quieren pensar en los derechos de autor en absoluto, y los titulares de los derechos de autor tampoco deberían: los titulares de derechos de autor quieren que los consumidores piensen sólo acerca de qué tan grandes son sus productos y dónde se puede comprar: ¿qué consumidor compra algo, porque tiene derechos de autor? Las cosas se compran porque tiene valor económico o emocional. No se puede demandar a las personas o legislar en la compra de derechos de autor de obras que no les gusta, tal vez porque tienen DRM u otras restricciones. Leyes de derechos de autor fuertes no son un sustituto para satisfacer la demanda de los consumidores.

Los derechos de autor no es polvo de hadas, revistiendo mágicamente a las obras de valor económico; sólo la voluntad de los consumidores de pagar por algo crea valor económico. Los derechos de autor han entrado en la conciencia pública y el debate, porque los titulares de los derechos de autor los han usado para negar a los consumidores el acceso a las cosas que quieren. Esto no es sólo mi opinión, es la opinión de muchos titulares de derechos de autor también. En un discurso de 2007, Edgar Bronfman, Jr, CEO de Warner Music Group, reconoció que la industria ha “ido a la guerra con los consumidores al negarles lo que querían y podían encontrar de otra manera, como resultado, por supuesto, los consumidores ganaron.“. Lo que los consumidores supuestamente ganaron está claro: en 2007, el Sr. Bronfman y otras discográficas (por medio de la RIAA) se encontraban todavía demandando a decenas de miles de personas.

“Quiero que los titulares de derechos de autor tengan éxito económico, pero quiero que tengan éxito por satisfacer la demanda de los consumidores, no por impedirla.

Fragmentos de un post de William Patry de su blog “Moral Panics and the Copyright Wars“. Patry es un abogado norteamericano, especialista en derechos de autor. Es autor de varios libros sobre el tema, siendo el más reciente Moral Panics and the Copyright Wars. Además, se desempeña como Consejero Superior de Derechos de Autor en Google, Inc.

Via NoticiasAudio.

Aportes para el debate de las nuevas tecnologias III

Última parte de nuestra entrada en el libro Muerde! de La Tribu.

Un nuevo paradigma cultural.

La Cultura no la crean los artistas ni los intelectuales. Es un hecho social, surgido de las prácticas cotidianas de una comunidad específica. Los artistas, para el caso, son sujetos que logran plasmar en su quehacer las complejas y contradictorias relaciones sociales en las cuales se hayan insertos. Incluso en los casos más disruptivos, rupturistas y de vanguardia, al productor cultural no se lo puede entender por fuera de sus condiciones históricas particulares.

Por lo tanto, debemos resaltar la dinámica democrática, participativa y popular de la producción cultural como factor de desarrollo humano.

Esta caracterización, sin embargo, no está exenta de múltiples tensiones que toman variadas formas de acuerdo a cada momento histórico.

La maduración del capitalismo moderno en el siglo XX trajo consigo la aparición de la Industria Cultural como fenómeno de masas y una sustancial modificación en la forma de producción y distribución artística, regidas desde ese momento por el mercado y los intereses corporativos. El centro de decisión de la producción cultural fue la disputa.

Actualmente, la emergencia de las redes sociales distribuidas hace entrar en crisis a la Industria Cultural como paradigma.

Esta tendencia implica una reformulación integral del modelo, que aún es incipiente y con resultados abiertos. La alternativa que se consolide dependerá de variables tanto endógenas como exógenas (en relación al campo cultural) pero inevitablemente tendrá que liberar o encauzar la enorme potencia creativa inherente a la era de la información.

En este marco, es bueno resaltar algunas características de la sociedad en red: participación, generación colectiva de contenido, autonomía, libertad de reflexión y acción, horizontalidad.

En nuestro caso, estos no son lineamientos simplemente analíticos, ya que creemos profundamente en los valores inherentes.

La Cultura Libre como alternativa.

Junto con la Industria Cultural, el andamiaje legal que ésta promueve entra en crisis. Las restricciones que impone el sistema de copyright (derechos de autor y propiedad intelectual) en la práctica están demostrando no ser herramientas correctas ni para fortalecer al campo cultural, ni para volver sustentable economicamente la actividad de los artistas.

Por el contrario, la Cultura Libre permite un mayor control de los creadores sobre sus obras y un mejor acceso social a los bienes intelectuales y creativos.

Se considera que un trabajo es libre cuando contempla las siguientes libertades:

  1. usar el trabajo y disfrutar de los beneficios de su uso.
  2. estudiar el trabajo y aplicar el conocimiento adquirido de él.
  3. hacer y redistribuir copias, totales o parciales, de la información o expresión.
  4. hacer cambios y mejoras, y distribuir los trabajos derivados.

Encontramos antecedentes de está visión dentro del software libre, que es el primer espacio que plantea este tipo de licenciamientos como una cuestión necesaria para potenciar el desarrollo colectivo (GNU-GPL).

Estos sistemas de licenciamiento abiertos han ido tomando fuerza en los ultimos años en otros campos que ya no son directamente asociados al desarrollo de software sino también a la producción de bienes culturales en general.

Creemos que las licencias abiertas se están demostrando acordes con la lógica de la sociedad en red, habiendo notables casos a nivel internacional que lo demuestran. En la música, por ejemplo, es una referencia necesaria el caso de la banda británica Radiohead con su disco In Rainbows. Lo importante, igualmente, resulta ser que este paradigma funciona no solo para los “casos de éxito”, sino para el conjunto de la producción creativa.

Sabemos los desafios que implica construir una sociedad como la que soñamos. Confiamos plenamente en que la hora de la libertad, la igualdad y la fraternidad está finalmente llegando. Nuestro esfuerzo, en este sentido, está puesto en construir herramientas que sirvan para apuntalar a la Cultura Libre como uno de los pilares centrales de la Sociedad en Red.

Mapa de patentes

Derechos de autor en el mundo digital

Académicos, músicos, artistas, periodistas, y ciberactivistas se reúnen a conversar sobre el «Derecho de Autor en el Mundo Digital» en la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA. La Unión de Músicos Independientes, Daniel Link, Mariano Blejman, Horacio Potel, Alejandro Kaufman, Diego Levis, Enrique Chaparro, entre otros, confirmaron su presencia en el debate.

El Colectivo La Tribu, Fundación Vía Libre y la Carrera de Ciencias de la Comunicación de la UBA invitan a dar una de las discusiones más apasionantes de nuestro tiempo: «El derecho de autor en el Mundo Digital», el viernes 12 de junio de 9 a 18 y el sábado 13 de 9 a 13, en el auditorio de Franklin 54, en Ciencias Sociales de UBA.

Temas como la historia del derecho de autor, las construcciones libres como Wikipedia o el Software libre, la música en entornos digitales y las redes P2P, las fotocopias en las Universidades y las excepciones al derecho de autor para ciegos y bibliotecas serán algunos de los ejes que reunirán, entre otros, a la Unión de Músicos Independientes entre los artistas, Alejandro Kaufman, Diego Levis y Daniel Link desde el mundo académico, Enrique Chaparro, Lila Pagola, Patricio Lorente, Federico Heinz, RedPanal del mundo de la cultura libre, Mariano Blejman del Suple No, Pablo Lecuona de Tiflolibros y el Profesor Horacio Potel, quien soporta una causa penal por haber mantenido el sitio Derrida en Español, entre otros. También habrá delegados de sindicados docentes como Conadu y agrupaciones estudiantiles.

El evento está pensado como un espacio abierto de debate sobre las nuevas tecnologías y el derecho de autor en un mundo donde compartir y difundir cultura es cada vez más sencillo. La disyuntiva sobre la legalidad o ilegalidad de la copia digital, los usos no comerciales, el acceso a conocimientos y cultura, las redes de pares y la criminalización creciente del acto de compartir serán ejes de un debate indispensable animado por académicos, activistas, periodistas y artistas.

Derechos de autor

Información detallada del evento

Fechas: Viernes 12 de Junio de 9 a 18hs. / Sábado 13 de junio de 9 a 13hs.
Lugar: Auditorio. Sede Parque Centenario. Ciencias Sociales. UBA. Franklin 54. Ciudad de Buenos Aires.
Organizan: Colectivo La Tribu. Fundación Vía Libre. Carrera de Ciencias de la Comunicación. Facultad de Ciencias Sociales. Universidad de Buenos Aires.

Entrada libre y gratuita.

Programa de las jornadas

Viernes 12 de junio

9:00 Apertura
9:30 – 10:00 Historia del Régimen de Copyright. José Massón (Colectivo La Tribu)
10:00 – 11:00 Revolución informática y convergencia de medios. Mariano Blejman (Suple No), Gastón Montells (Colectivo La Tribu), Diego Levis (UBA).
11:00 – 12:00 Sociología de las comunidades. Patricio Lorente (Wikimedia Argentina), Federico Heinz (F. Vía Libre), Matias Lennie (Red Panal).
12:00 – 13:00 Arte en el Mundo Digital. Lila Pagola (Proyecto Nómade), Esteban Agatiello (Abogado Unión de Músicos Independientes), Iconoclasistas, Rebeldes Stereotipos (Radio Libre)

13:00 – 14:00 Pausa para almuerzo

14:00 – 15:00 P2P, Internet y Criminalización. Enrique Chaparro (F. Vía Libre), Horacio Potel (Universidad de Lanús), María Elena Casañas (Abogada FVL),
15:00 – 16:00 Caso Convenio UBA / Cadra. Alejandro Kaufman (Director de la Carrera de Ciencias de la Comunicación. UBA), Daniel Link, Conducción del Centro de Estudiantes de Ciencias Sociales (UBA), María Inés Vignoles
Secretaria General de FEDUBA por CONADU (Federación Nacional de Docentes Universitarios),
16:00 – 17:00 Limitaciones y excepciones al copyright. Pablo Lecuona (Tiflolibros), ABGRA Asociación de Bibliotecarios Argentinos. Beatriz Busaniche (FVL).
17:00 – 18:00 Comer en el mundo libre. Propuestas de negocios sin monopolio de copia. Cadesol (Cámara de Empresas de Software Libre), Gcoop (Cooperativa de Software Libre), Editorial el Colectivo (Editora Copyleft), Rama (Programa de pagos a través de Torrents).

After Hour. Seguimos conversando en el bar de La Tribu.

Sábado 13 de Junio

9:30 a 10:30 Convergencia de Movimientos contra los Monopolios sobre la Vida y el Conocimiento. Carlos Vicente (Grain), Ximena Tordini por Colectivo La Tribu y AMARC Argentina, Enrique Chaparro (FVL)
11:00 a 13:00 Trabajo colaborativo: consolidar los principales ejes del debate para difundir.

Fuente: Via Libre.