La composición musical en internet llegará a las aulas???

Una investigación publicada en REVISTA IBERO-AMERICANA DE EDUCACION por A. Giráldez (Profesora de Didáctica de la Expresión Musical en la Escuela Universitaria de Magisterio de Segovia de la Universidad de Valladolid, España) explora las posibilidades y desafíos de las nuevas tecnologías, enfocándose concretamente en la Web 2.0 y lo que esta implica para la educación musical: una oportunidad sin precedentes para crear, remezclar, participar y compartir música en contextos escolares.

creacion musical en las aulas

Dentro de esta investigación cita a RedPanal como una de las experiencias de composición de música por internet, donde toda la comunidad participa, crea y comparte música.

Continúa analizando el papel que pueden desempeñar en las clases de música y, de modo particular, en los procesos de creación y difusión musical. La creación musical suele ser una asignatura pendiente en la mayoría de las programaciones escolares, centradas más en la interpretación y la audición que en la improvisación, la elaboración de arreglos o la composición musical, consideradas tradicionalmente como actividades complejas, reservadas solo a músicos profesionales. Si bien estas creencias ya han sido puestas en tela de juicio, y numerosas investigaciones, propuestas y experiencias didácticas han demostrado que son erróneas1, el desarrollo de las TIC, y de manera particular de la tecnología musical, ha contribuido a cambiar definitivamente muchas de las ideas acerca de la creatividad, reduciendo la distancia entre los compositores profesionales y los aficionados. La composición musical ya no es considerada como una ocupación reservada solo a especialistas, sino como una actividad que puede ser desarrollada por cualquier persona con el interés y la motivación necesarios.

Diversos estudios realizados en las últimas décadas (véanse Webster, 1998; Folkestad, 1996 y 1998; Kassner, 2000; Nilsson, 2002, entre otros) han mostrado cómo los ordenadores, los sintetizadores y otros periféricos aumentaban las posibilidades de los jóvenes para expresar sus ideas musicales y disminuían la necesidad de poseer conocimientos teóricos o habilidades instrumentales para llevar a cabo su tarea. Pero, sin lugar a duda, ha sido en los últimos años cuando estas posibilidades se han multiplicado. Por una parte, como veremos más adelante, los fabricantes de software apuestan cada vez más por la edición de programas técnicamente accesibles y provistos de materiales pregrabados que convierten la composición en una especie de puzle sonoro, al alcance de cualquier usuario. Algunas de esas aplicaciones, u otras similares –ya sea por iniciativa de los propios fabricantes o de instituciones, asociaciones o usuarios que trabajan de forma altruista–, tienen también versiones en línea, caracterizadas generalmente por sus interfaces gráficas aun más sencillas y amigables, que posibilitan un uso intuitivo. Por otra parte, la propia Red, y de manera especial la Web 2.0, proporciona tanto nuevas herramientas para la composición musical colaborativa como los canales necesarios para difundir las creaciones propias, con lo que las composiciones musicales, individuales o colectivas, hechas en la escuela o en el hogar al trascender las aulas quedan expuestas, entrando por derecho propio en la vida musical de la comunidad.

A partir de estas premisas, el presente artículo, en base a la experiencia y los conocimientos adquiridos a través de algunos estudios e investigaciones sobre el uso de las TIC en la educación musical en contextos escolares y de formación inicial y permanente del profesorado, tiene como objetivo describir y analizar algunas de las herramientas digitales disponibles en Internet para la creación y la difusión musical y su repercusión en la enseñanza. En los últimos años hemos comenzado a asumir que los jóvenes aprenden muchas cosas sobre la música sin que medie una enseñanza musical formal (Folkestad, 1998; Mak, 2006; Jaffurs, 2006; Cuadrado Esclapez, T., 2008). Somos conscientes de que numerosos aprendizajes musicales tienen lugar fuera de la escuela, en situaciones en las que no hay un profesor y en las que lo que motiva la acción no es aprender música, sino disfrutar escuchando, interpretando solo o con otros, creando, bailando o jugando a su son. Estos aprendizajes informales, que han tenido lugar desde tiempos inmemoriales, se han visto acrecentados a medida que el desarrollo de las tecnologías y el acceso a las mismas fueron modificando radicalmente la cantidad y calidad de las actividades musicales que los jóvenes realizan en su vida cotidiana.

partitura

Esto significa, más que nunca, que los profesores de música difícilmente se encontrarán en clase con alumnos musicalmente ignorantes o desinformados. Por el contrario, la mayor parte de los estudiantes que llegan a las aulas poseen un conocimiento musical rico y de algún modo sofisticado, adquirido a través de una amplia variedad de actividades musicales que tienen lugar fuera de la escuela.

Es justamente este bagaje el que debe ser considerado como punto de partida para la realización de experiencias de creación musical ricas y significativas en el aula, y nos lleve a repensar lo que significa «saber» música como requisito para la composición musical.

Para algunos profesores la composición es una actividad que solo podrán desarrollar quienes posean una cierta competencia instrumental que les permita probar en su instrumento las ideas musicales, determinadas habilidades de lectura y escritura musical y ciertos conocimientos básicos sobre teoría musical. En mayor o menor grado, eso es lo que se entiende por «saber» música. Pero lo cierto es que las habilidades instrumentales y de lectura y escritura musical desarrolladas por la mayoría de los estudiantes que comienzan la educación secundaria no son suficientes si lo que se pretende es enseñarles a componer con métodos tradicionales. No todos podrán traducir a su instrumento lo que han imaginado y pocos serán capaces de transcribir esas mismas ideas. Del mismo modo, difícilmente los conceptos teóricos adquiridos podrán tener de forma directa una aplicación práctica.

Si esta es la única vía para componer en el aula poco podrá hacerse, y los resultados de lo que se haga seguramente serán muy pobres. Por el contrario, si por «saber» música entendemos el poseer una experiencia auditiva rica y el tener criterios para combinar sonidos o patrones rítmicos o melódicos, modificar timbres u otros parámetros, estructurar las ideas que van surgiendo, escuchar y evaluar los resultados para mantener o modificar lo que se ha creado, etc., probablemente las posibilidades se multipliquen. Estas son habilidades que, en mayor o menor medida, poseen miles de jóvenes que, con una formación autodidacta, crean a diario su propia música sin «saber» música en el sentido que se ha dado tradicionalmente a este concepto. Y estas son las habilidades requeridas para componer en las aulas de música usando algunas de las nuevas herramientas tecnológicas disponibles, entre ellas, algunos secuenciadores (tanto por software como en línea) que, en principio, no requieren del conocimiento de ningún tipo de notación, como por ejemplo ciertos editores de audio, determinadas aplicaciones virtuales alojadas en páginas web que ofrecen recursos gráficos que pueden ser manipulados por el usuario o programas específicos basados en el uso de la notación gráfica. Todas estas aplicaciones, como veremos a continuación, posibilitan la creación de piezas musicales a partir de la combinación de elementos sonoros incluidos en las mismas.

LA COMPOSICIÓN MUSICAL COMO «CONSTRUCCIÓN»

En los últimos años hemos podido comprobar cómo uno de los desafíos para los diseñadores de software musical ha sido el de crear aplicaciones que, a pesar de integrar cada vez más funciones, son más fáciles de utilizar. En muchos de estos programas no es necesario «saber» música, ya que la composición se basa en la combinación de loops2 u otros materiales sonoros pregrabados que pueden combinarse entre sí, opcionalmente con el agregado de ritmos o melodías originales que se introducen en la aplicación, ya sea tocando en tiempo real o usando funciones «paso a paso» que luego el propio programa se encargará de corregir, por ejemplo, ajustando la duración de las notas para adecuarlas al compás elegido.

Fuera del ámbito de la informática musical, este tipo de composición también ha sido utilizado en numerosas propuestas didácticas, especialmente basadas en la combinación de patrones rítmicos o melódicos (véanse, entre otros, Dennis, 1975 y 1984, pp. 83- 88; Carter, 1981; Bramhall, 1989).

Su principal ventaja es que el alumnado no tiene que «partir de cero», sino que puede centrar su atención en la combinación de una serie de elementos que conoce, que sabe cómo suenan (aunque no sepa cómo sonarán al mezclarse entre sí) y que puede modificar para acomodarlos a las decisiones que vaya tomando. El grado de dificultad de este tipo de composición puede, evidentemente, variar en función del tipo de patro- nes o elementos disponibles en el programa, de las posibilidades de transformación de los mismos, de las opciones que haya para su combinación, etcétera.

Dada una serie de elementos, las posibilidades de combinación son diversas y, consecuentemente, las piezas creadas por cada estudiante, pareja o grupo también serán distintas. Para comprender esta idea pensemos en lo que sucedería si diésemos a diferentes grupos de alumnos las mismas piezas de un tangram. Los resultados obtenidos variarían de acuerdo a las decisiones tomadas por cada uno de ellos, pero todos serían más o menos válidos. Fuera del entorno escolar, la composición basada en la combi- nación de loops y en el remix digital es una práctica habitual entre músicos y grupos que usan programas específicos para sus creaciones musicales. Gran parte del repertorio perteneciente a estilos como el techno, el ambient, el hip hop o la DJ music está siendo creado por personas que, sin «saber» música, o contando con unas mínimas nociones de lenguaje musical, consiguen resultados con un alto grado de creatividad y originalidad. La industria musical ha seguido de cerca esta tendencia proporcionando herramientas adecuadas a las demandas de músicos profesionales y aficionados (Buzarovski, 2005). Algunos ejemplos paradigmáticos de aplicaciones pensadas para el inmenso mercado de principiantes y aficionados a la música son GarageBand3 y ACID Music Studio4. En ambos casos, se trata de herramientas que posibilitan la creación y grabación en audio y MIDI5 a partir de la combinación de una inmensa variedad de bucles.

¿Es esto componer? Para algunos profesores no, puesto que no todo el material es original, es decir, creado por el compositor, y lo que se hace realmente es reelaborar o remezclar materiales musicales preexistentes. Para otros, que generalmente parten de nuevos conceptos de musicalidad y creatividad, sí lo es, ya que consideran como composición «cualquier pieza musical cuyo creador experimenta como significativa» (Nilsson, 2002). Nuestra idea de lo que supone componer coincide con la de Nilsson y parte de una definición amplia en la que tienen cabida dos de las acepciones del término que nos da la RAE: «producir obras musicales» (sin limitar sus características) y «formar de varias cosas una, juntándolas o colocándolas con cierto modo u orden». Hablamos de composición en aquellos casos en los que el trabajo de los estudiantes, ya sea realizado de forma individual o en pequeños grupos, a través de un proceso consciente, voluntario y controlado, tiene como resultado la elaboración de un producto musical que puede ser interpretado en diferentes ocasiones, incluso sin la presencia del compositor (Folkestad, 1998, p. 109). Esto implica «retener» aquello que se ha inventado, ya sea a través de la elaboración de una partitura – elemento que algunos de los modernos secuenciadores generan de forma automática «traduciendo» los sonidos a signos– o de una grabación, función de la que también dispone la mayoría de los secuenciadores y que, eventualmente, puede realizarse usando algún editor de audio, como Audacity6 o GoldWave7.

La experiencia nos demuestra el interés de los aprendizajes observados cuando los estudiantes usan el software como un recurso insustituible para dar forma, de manera rápida y eficaz, a sus ideas creatividad y originalidad. La industria musical ha seguido de cerca esta tendencia proporcionando herramientas adecuadas a las demandas de músicos profesionales y aficionados (Buzarovski, 2005). Algunos ejemplos paradigmáticos de aplicaciones pensadas para el inmenso mercado de principiantes y aficionados a la música son GarageBand3 y ACID Music Studio4. En ambos casos, se trata de herramientas que posibilitan la creación y grabación en audio y MIDI5 a partir de la combinación de una inmensa variedad de bucles.

rosegarden

COMPOSICIÓN MUSICAL COLABORATIVA EN INTERNET

El uso de la Red como recurso para la composición musical colaborativa no es nuevo. Las primeras experiencias realizadas por educadores musicales e investigadores se remontan a mediados de la década de 1990. Proyectos tales como el Composers in Electronic Residence (CIER), iniciado en Canadá en 1995 por David Beckstead, o el Vermont MIDI Project12, iniciado en ese mismo año, y aún activo, fueron pioneros en el uso de Internet para facilitar la composición musical colaborativa. La idea general de estos proyectos es vincular a cada estudiante con un compositor profesional, un estudiante de composición o un profesor. El estudiante puede subir a una página web creada especialmente para el proyecto sus ficheros MIDI o sus partituras, que son revisadas por el tutor que se le ha asignado, quien le ofrece comentarios para mejorar su trabajo.

Un poco más reciente es Sound of our water13, presentado por la UNESCO en 2003 como parte del proyecto titulado Young Digital Creators14. A través de esta propuesta, vinculada con distintas áreas (ciencias naturales, geografía, historia, música, etc.), los jóvenes tenían la oportunidad de reflexionar sobre diferentes temas relacionados con el agua e integrar sonidos digitales en sus propias creaciones de paisajes sonoros acuáticos. Al iniciar el programa se grababan fragmentos de sonidos acuáticos que eran subidos a un banco de sonidos en la web y quedaban a disposición de todos los participantes. Estos sonidos eran usados por los jóvenes creadores para componer sus piezas musicales o paisajes sonoros, que también eran subidos a la red. Todos los participantes podían opinar y debatir sobre las distintas piezas en una comunidad en línea. Finalmente, las obras creadas eran publicadas e interpretadas en eventos en los que una audiencia internacional podía disfrutar y compartir opiniones sobre las mismas.

Fuera del ámbito educativo, en los últimos años también se han creado sitios web colaborativos en los que estudiantes y músicos aficionados pueden reunirse para participar, componer, compartir y promover sus creaciones. Algunos ejemplos son Kompoz, Red Panal y ACIDplanet.

El sitio web mencionado en primer término, Kompoz15, es una plataforma para la composición musical colaborativa en línea en la que usuarios y músicos de todo el mundo pueden trabajar conjuntamente y compartir sus creaciones. Por ejemplo, si alguien tiene una idea para componer una canción, puede grabar una maqueta (o solo una pista), subirla e invitar a otros usuarios para que añadan la percusión, un bajo, voces, etcétera.

Características similares encontramos en Red Panal16, un espa- cio virtual dirigido a compositores, músicos, técnicos de sonido y aficionados interesados en la composición musical colectiva y colaborativa. Con un diseño interactivo, se define como una red social especializada donde los usuarios dejan de ser meros consumidores para convertirse en productores de contenidos. El sitio web dispone de numerosas herra- mientas Web 2.0 que permiten el intercambio y publicación de creaciones propias.

El tercero de los ejemplos, ACIDplanet17, es un sitio comercial creado por Sony Creative Software, que ofrece colecciones de samples (muestras de sonido) de compositores y usuarios registrados que pueden ser bajados al propio ordenador, remezclados y vueltos a subir al sitio para participar en concursos periódicos de remix. El portal proporciona un software gratuito, ACID XPress, con el que se pueden elaborar las distintas composiciones.

Estas y otras herramientas digitales para la composición musical colaborativa en línea abren nuevas e insospechadas posibilidades para enriquecer los procesos de enseñanza y aprendizaje. Los proyectos y entornos comentados en este apartado son solo una pequeña muestra de la evolución de los recursos en línea para la composición musical en la última década. Sitios colaborativos tales como el ya mencionado ACIDplanet brindan un entorno en el que los estudiantes pueden subir y compartir la música que crean, no solo con sus compañeros sino también con estudiantes de cualquier lugar del mundo y con cualquier usuario interesado en escucharla. En este sentido, se trata de herramientas que, además, ofrecen grandes posibilidades para la difusión del trabajo realizado en el aula, a las que se suman otras, como los espacios virtuales que permiten alojar ficheros de audio y podcast (por ejemplo, Odeo y Poderato) o incluso los propios blogs, wikis y páginas creadas en redes sociales, usados cada vez más frecuentemente en entornos educativos, en los que los ejemplos musicales pueden incluirse mediante un sencillo procedimiento que consiste en copiar y pegar el código embed proporcionado por el servidor en el que se alojan los ficheros.

Los avances tecnológicos de las dos últimas décadas han posibilitado la creación de nuevas herramientas para la expresión creativa, multiplicando el número de personas que componen su propia música. Según una encuesta realizada en Francia hace ya más de siete años (Pouts-Lajus y otros, 2002, citado por Delalande, 2008, pp. 7-18), al menos un millón de personas, número que incluía a niños, jóvenes y adultos, componía habitualmente en sus ordenadores personales. En el tiempo transcurrido hasta el presente es muy probable que esta cifra se haya multiplicado, respondiendo a la tendencia marcada por el surgimiento y evolución de nuevas herramientas tecnológicas en el entorno de la Web 2.0, en el que el usuario consumidor ha dado paso al usuario productor. De hecho, un estudio realizado más recientemente en los Estados Unidos muestra cómo más de la mitad de los jóvenes que usan Internet crean y comparten contenidos multimedia. Además de generar blogs o páginas personales, una inmensa mayoría remezcla imágenes y sonidos para elaborar creaciones propias y, a su vez, comparte en línea sus producciones (Lenhart y Madden, 2005).

Como hemos venido señalando, las tic presentan una oportunidad inédita y la experiencia de músicos y aficionados que trabajan fuera del ámbito escolar invita a pensar en nuevas posibilidades de aprendizaje musical que pueden enriquecer el trabajo que se realiza en las escuelas y contribuir a derribar los muros del aula, posibilitando la conexión con un mundo musical más amplio y diverso.

Presentación de RedPanal.com en Edusol 2008, ahora en pdf.

Adjuntamos el enlace a lo que fue la presentación de RedPanal.com en el marco del “Cuarto Encuentro de Educación y Software libre” EDUSOL 2008 . Gracias a los organizadores del evento ya está disponible para descargarse o visualizar la versión en .pdf de nuestra ponencia con una licencia abierta Creative Commons (Atribución – No comercial – No derivadas).

RedPanal.com - EDUSOL 2008

Para ver o descargar la versión en .pdf hacer click aquí

RedPanal en Edusol

HOY: Red Panal – Conferencia por IRC

Conectate para participar del debate que se dará en el marco del Cuarto Encuentro en línea de Educación y Software Libre, EDUSOL 2008.

11/20/2008 – 17:00
11/20/2008 – 19:00
Etc/GMT-6

RedPanal es un sitio web donde puedes compartir música original libremente. Un espacio que te ayudará a difundir tus obras y explorar sonidos, instrumentos, géneros de todo el mundo. Todo el material es propio, de los usuarios, compuestos e interpretados por ellos, lo cual abre la posibilidad de conocer de forma directa la diversidad sonora y sus interpretes. Lo más importante de RedPanal es que te servirá para componer colectivamente.

Educ.ar y RedPanal.

Ayer salió una nota sobre RedPanal en el portal educativo del estado argentino, Educ.ar.

Transcribimos una parte que nos parece particularmente interesante.

«RedPanal tiene una impronta social importante asociada a la Web 2.0; da cuenta de muchas de las transformaciones que está atravesando la producción, difusión y distribución de la música. En principio las tecnologías digitales rompen con la divisoria entre los músicos que tenían el poder adquisitivo necesario para grabar sus discos en estudios, de los que no lo tenían. Hoy muchos músicos pueden grabar y mezclar desde sus PC con programas digitales de alta calidad, y los conocimientos técnicos que se requieren son bastante accesibles. Luego llega MySpace, que sirve como ventana al mundo de una gran cantidad de músicos nuevos, adonde las grandes discográficas van a buscar talentos, donde los músicos difunden sus producciones y entablan vínculos con colegas u oyentes. Pero en MySpace la música sigue los cánones tradicionales de derechos de autor, de la propiedad privada, mientras que RedPanal propone una licencia abierta, libre«.

Le agradecemos a Verónica Castro su buena disposición para realizar la entrevista!

Social GNU: construcción cooperativa de conocimiento.

CAPTURA Y EDICIÓN DE AUDIO CON HERRAMIENTAS LIBRES

Existen proyectos que ponderan la «colaboración» como modelo de aprendizaje, sosteniendo fuertemente la idea que de esta forma no sólo se produce una mejoría en las relaciones sociales sino que se alcanzan mayores y mejor resultados, o como dicen, que «el todo es más que la suma de las partes«.

No estamos hablando de RedPanal, aunque bien podríamos, sino de Social GNU, un proyecto que sostiene la impronta del software libre como bandera democratizante y a su vez de mayor rendimiento del trabajo en términos absolutamente pragmáticos; que propone entonces la construcción cooperativa de conocimiento para el uso e implementación del software libre.

SocialGNU

Algo sumamente interesante para los usuarios de RedPanal es que el proyecto Social GNU ofrece una sección de descargas, donde podemos encontrar varios manuales de aplicaciones multimedia basadas en software libre. Sabemos que muchos miembros de RedPanal ya utilizan editores de audio libres, y de hecho desde el Sitio ofrecemos un link para descargar Audacity, un herramienta interesante y fácil de usar. Así que para ellos y la Comunidad de músicos en general recomendamos descargar los manuales, divididos en dos entregas, y elaborados por la UOC (Universitat Oberta de Catalunya), con autoría de Carles Caño Valls.

Nos quedamos con una frase del Proyecto GNU que define también de alguna manera la visión en RedPanal:

(…) En nuestra sociedad se nos enseña a ser individualistas, a competir siempre unos con otros. Es necesario aprender a cooperar, para ello necesitamos herramientas de colaboración, que nos permitan crear una sinergia, el todo es más que la suma de las partes. Nuestro éxito crece a medida que compartimos lo que sabemos y esto es revolucionario.

Nuevamente a la Universidad de Buenos Aires

La segunda semana de noviembre RedPanal volverá a articular su fuerza y potencial educativo junto a la Facultad de Ciencias Sociales de La Universidad de Buenos Aires. La cita en este caso será la cátedra de “Informática y relaciones sociales“, cuyo titular es Emilio Cafassi. El mismo fue director de la Carrera de Sociología, titular de la cátedra de “Teoría Sociológica” y creador de Hipersociología, sin duda la primera experiencia concreta de articulación entre la Carrera y el mundo virtual. Uno de los miembros de su equipo de trabajo es Mariano Zukerfeld, quien investigó el vínculo entre música y nuevas tecnologías en su tesis-libro Disonancias del Capital; Música, Tecnologías Digitales y Capitalismo, y quien a su vez formó parte de la presentación que hizo RedPanal en el Centro Cultural de España en Buenos Aires sobre «Cultura Libre y Música Colaborativa».

La convocatoria ha sido abierta y generosa, partiendo de su confianza al proyecto RedPanal como la conformación de una primera experiencia en su tipo, que promueve la colaboración en función de la creación; la diversidad y valoración de una cultura basada en la libertad y el desarrollo.

En los próximos días detallaremos la modalidad de la participación, esperando sea tan valiosa como la conseguida en la Facultad de Ciencias de la Comunicación.

Edusol, educación + software libre.

Entre el 10 y 21 de Noviembre próximos se realizará el Cuarto Encuentro en línea de Educación y Software Libre, EDUSOL 2008. Como dice su sitio, «es una convocatoria para sistematizar nuestras experiencias educativas con el software libre, reflexionar en torno a ellas y crear propuestas novedosas que nos permitan a todos beneficiarnos de la construcción colaborativa del conocimiento». En el marco de la realización de este 4° capítulo, sobre sociedad del conocimiento y cultura libre, RedPanal mandará una ponencia que contará nuestra experiencia como comunidad de música libre y colaborativa, y los potenciales educativos que se esbozan. Los ejes temáticos que se proponen son excelentes disparadores de ideas:

* Educación en línea y a distancia.
* Educación multimedia.
* Políticas y experiencias de uso de Software libre en la escuela (introducción del SL en el aula).
* Usos temáticos del software libre.
* Conocimiento, libertad y educación.
* Sociedad del conocimiento y proyectos colaborativos.
* Perspectivas tecnológicas de la educación con software libre.
* Experiencias comunitarias con software libre (beneficios sociales del software Libre en comunidades educativas)

Aconsejamos navegar las formas de trabajo con que se maneja el encuentro, que cuenta con herramientas como: Wiki; mesas de trabajo; talleres y tutoriales; conversaciones con los expertos y simposium por IRC; charlas informales; foros; videoconferencias.

Biné (la comunidad académica en línea) y Proyecto Investigación Psicoeducativa son quienes convocan, siendo importante resaltar que no hay cuotas de inscripción. «El encuentro en línea es posible gracias al hospedaje y soporte del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM«. Entendemos muy valioso que los ámbitos académicos se involucren de esta manera en algo tan necesario pero algunas veces no visibilizado.

Si quieres difundir la iniciativa, puedes visitar la sección de difusión!!

De ahí sacamos este banner:

Educación virtual y redes sociales.

Desde el principio tuvimos la idea de que una plataforma como RedPanal es potencialmente una importante herramienta educativa, que facilita procesos de alfabetización digital e iniciación musical de una forma amena e intuitiva.

En el último mes, varios proyectos vinculados al mundo estudiantil y académico están surgiendo. Iremos mostrando ejemplos concretos de la utilización de RedPanal en este sentido. Por ahora, simplemente comentamos los invites que nos han hecho llegar, y que agradecemos profundamente. No es una formalidad, teniendo en cuenta que las redes sociales se han nutrido fundamentalmente en los ámbitos educativos, y que éstos a su vez las han potenciado permanentemente, generando nuevos impulsos e ideas de aplicación.

Topología de Redes. Feevy.

Cátedra de Procesamiento de Datos, Universidad de Buenos Aires.

Alejandro Piscitelli es titular de la Cátedra de Procesamiento de Datos. Este es uno de los espacios más interesantes que hay en la Argentina a la hora de estudiar las nuevas tecnologías y su impacto social. Tienen un excelente blog, donde se pueden encontrar el programa de la materia, podcasts y archivos varios. Alejandro nos ha invitado a participar de la clase de redes sociales y web 2.1, contando la experiencia de RedPanal y nuestra evaluación del proceso que actualmente estamos viviendo en Internet. el 14 de Octubre, allí estaremos. Estamos pensando en armar algunos ejercicios prácticos para que se pueda experimentar con RedPanal en función del contenido curricular planteado.

Catedra de Informática y Relaciones Sociales, Universidad de Buenos Aires.

Emilio Cafassi, por su lado, fue director de la Carrera de Sociología de la Universidad de Buenos Aires, titular de las cátedras de «Teoría Sociológica» e «Informática y relaciones sociales«, y creador de Hipersociología, el portal de la temática más relevante a nivel nacional. Junto a el trabaja Mariano Zukerfeld, quien investigó el vínculo entre música y nuevas tecnologías en su tesis-libro Disonancias del Capital; Música, Tecnologías Digitales y Capitalismo. También nos han invitado a participar de su cátedra, lo cual va a ser más que interesante, teniendo en cuenta los aportes que desde la sociología pueden realizar a nuestro proyecto.

Educación a distancia (E-learning), portal educativo de la Nación Argentina, Educ.ar.

El portal Educ.ar ha generado distintos cursos y materiales para talleres de capacitación digital. Es muy importante el trabajo realizado en este área, siendo un polo impulsor de este tipo de metodologías aplicadas directamente al ámbito educativo. En la excelente reunión mantenida con la gente de Educ.ar esta semana, salió la idea de sumar RedPanal al contenido de los cursos de e-learning que traten los temas de redes sociales, trabajo colaborativo y producción cultural libre.

Aulas virtuales de música.

Por último, estamos armando material para que, cualquier docente de música pueda armar su «aula virtual» con RedPanal, utilizar nuestra plataforma como sustento para sus clases. Leandro Pazos nos está ayudando en la tarea con el contenido. El es docente de la Escuela de Música de Buenos Aires (E.M.B.A.) y participa en diferentes proyectos como ImproBeats, Leghost-Hip Hop, el taller de La Bomba de Tiempo y dos trios de jazz (Made in Trio y Tripinjazz) donde toca la bateria. Un verdadero hacedor.

Estamos muy motivados, porque creemos que al armar una prueba piloto de estas características estaremos mostrando en la práctica una forma de aprender y enseñar música diferentes. Iremos volcando en este blog las novedades que tengamos.

Como es nuestro estilo, convocamos a todo el que esté interesado en estas iniciativas a que se contacte con nosotros para fortalecernos a través de la colaboración mutua. Contacto@redpanal.com