La «piratería» fortalece a la música

Con pocas horas de diferencia se presentaban en Londres y en Madrid sendos informes que, desde distintos puntos de vista, abordaban los efectos de las descargas ilegales en el mercado musical. Para la Federación Internacional de Productores Fonográficos (IFPI) representa un gran fiasco para las grandes compañías discográficas (las ventas de discos en el mundo han caído un 7%), mientras que para la Fundación de Estudios de Economía Aplicada (Fedea) es una oportunidad para difundir el trabajo de artistas minoritarios o independientes, que no tienen acceso a los grandes mecanismos de marketing. Esto redunda en una mayor popularidad de los artistas, que se traduce en más conciertos y en un incremento de ingresos (se duplicaron entre 2005 y 2008, pasando de 144 millones de euros a 305). Sin embargo, el mercado discográfico físico ha pasado de 405 a 254 millones.

Pirata amigo

Las conclusiones del informe Fedea muestran claramente su oposición a la aprobación de la Ley de Economía Sostenible.

«Política policial»

El primer caso lo defiende la IFPI, presidida por John Kennedy, que tiene como objetivo salvaguardar los derechos de los productores discográficos y promover los usos comerciales de la música grabada. El segundo se basa en un estudio elaborado por los economistas Michele Boldrin, profesor en la Universidad de Washington y gran defensor del fenómeno Napster (pionero en los intercambios P2P), y Pablo González.

Las conclusiones del informe Fedea muestran claramente su oposición a la aprobación de la Ley de Economía Sostenible (LES), en particular a la Disposición Adicional Primera creada por el Gobierno para frenar las descargas ilegales a través del bloqueo, gracias al beneplácito de un juez, de las webs que infrinjan los derechos de la propiedad intelectual. Una medida que Boldrin califica de «política policial». Tanto González como Boldrin sostienen que lo único que se logrará con ella será «dificultar el cambio de modelo productivo» y «frenará el uso de internet en España».

Sin embargo, Kennedy consideraba ayer que la implantación de mejoras legislativas en cada país permitirá «una recuperación global a largo plazo del negocio», informa Efe. Un punto que para Fedea no está muy claro, pues «no está demostrado que la industria del ocio vaya a perder a causa de las descargas y el intercambio de ficheros digitales en internet».

El cambio tecnológico desembocará en la desaparición de los intermediarios -tiendas, markéting-.

Presiones a los gobiernos

«El efecto del pirateo no ha destruido la música sino que la ha incrementado», sostiene Boldrin, que cree que las medidas que están adoptando los gobiernos vienen empujadas por los intereses de las grandes empresas de entretenimiento y por el miedo a las campañas mediáticas emprendidas por sus estrellas. «Lo que deberían hacer los gobiernos es favorecer el marco legal y fiscal para el desarrollo de las nuevas tecnologías, y no ayudar a que se enriquezcan ciertos sectores. Lo que la tecnología digital está haciendo es poner a disposición un nuevo sistema de producción más barato». Según Boldrin, el cambio tecnológico desembocará en la desaparición de los intermediarios -tiendas, markéting-. «Lo que hay que hacer es incentivar para que los músicos se aprovechen de las tecnologías».

Por otra parte, el economista italiano se mostró a favor de acortar la duración del copyright «a 2 o 3 años, tiempo durante el que realmente se produce el 80% de las ventas». Y subrayó que de éste se benefician principalmente las discográficas y las editoriales que «se siguen forrando gracias al poder del monopolio, algo de lo que no se benefician los autores pequeños».

persecusion a la pirateria

Fuente: ABC.ES

Pero… Qué bonita crisis!

Algunos documentos que creemos necesarios para entender el momento que pasa la Industria Musical. Aún algunos con tono negativo y del tipo «se va a acabar la música por la piratería», los datos que se pueden extraer dan cuenta de todo lo contrario: la música vive un momento de esplendor alucinante!

Sobre los cambios que las TICS metió en la industria musical. Actores y modelo de negocios tradicional y modificaciones de esta etapa.

http://estatico.buenosaires.gov.ar/areas/produccion/industrias/observatorio/documentos/impacto_tic_en_industria_musical.pdf

Por otro lado, en la página de CAPIF tienen muy también muy buenos documentos. Tienen que ingresar a esta página.
Los mejores son:

Mercado Argentino de la Música 2009

IFPI: Recording music numbers 2009

IFPI: Reporte de musica digital 2009 (una traducción del español de sólo 2 carillas con data… Por supuesto en formato .doc !)

IFPI: Digital music report 2010 (es más nuevo, pero tiene menos información y más marketing).

También les dejamos algunos gráficos  publicados en blogs que son por demás ilustrativos sobre cómo se reparte la ganancia generada:

Industria musical inglesa, donde en el 2007 se negó la extensión de derechos de 50 a 70 años. Cuadro sobre reparto entre discográficas, artistas e intermediarios.

http://techcrunch.com/2007/07/24/the-uk-says-no-to-over-50-year-music-copyright/

Crecimiento de las ganancias de los músicos.

http://bandaancha.eu/articulo/6921/industria-musical-no-quiere-veas

Crecimiento de la industria musical por rubros.

http://www.redpanal.org/2008/11/28/cambio-de-paradigma/

Los videojuegos son los culpables!

http://www.laislamagica.com/article.php/industria-video-juegios-responsable-cris

Por qué nos mienten sobre la crisis de la música?

Buscando información sobre los números que se manejan en la industria musical, nos hemos ido encontrando con data interesante que queremos compartir con ustedes.

Por un lado, en la página de CAPIF se puede leer un resumen sobre el Reporte de Música Digital 2009 que hizo la IFPI:

«El Reporte de música digital 2009 elaborado por IFPI y difundido mundialmente la última semana da cuenta del crecimiento de este sector: en 2008 el mercado digital creció un 25% y representó un negocio de US$ 3,7 billones en todo el mundo.

Las plataformas digitales hoy representan aproximadamente el 20% de las ventas de música a nivel mundial

La música se encuentra a la vanguardia de la revolución digital y mobile, generando más ingresos a través de sus plataformas digitales que los diarios (4%), las revistas (1%) y la industria cinematográfica (4%) combinados.»

Esta evaluación parece ser notablemente contraria a los que vociferan la crisis de la música por la masificación de los formatos digitales, el P2P y la piratería. Deben ser muy pocas las industrias que en 2008, en plena crisis mundial, han crecido 25% en sus ganancias!

Por otro lado, el siguiente gráfico muestra la forma en que las ganancias se reparten entre los diferentes actores de la industria. Como se ve, el creador queda totalmente relegado en relación a las compañias discográficas (record companies) y las distribuidoras (retailers o digital service providers). Y esto en Inglaterra, donde las cuotas de reparto son más justas que en la mayoría de los países hispano-parlantes!!

Grafico Ganancias Industria Musical

Lito Nebbia sobre la industria musical

Transcribimos una excelente nota de Lito Nebbia. Por fin músicos de referencia empiezan a plantear las cosas tal como son, con la voluntad de crear un modelo más justo, sustentable y positivo para los músicos.

Lito Nebbia

La Cámara de Diputados ha convertido en ley un proyecto que prolonga de 50 a 70 años los derechos de las compañías discográficas sobre los discos que alguna vez editaron. Y es una pena que el Congreso a veces no tenga información clara y real sobre lo que trata, porque esta ley sólo protege a las grandes compañías discográficas para que puedan seguir manipulando a su antojo centenares de álbumes de diversos géneros. Albumes que, en la mayoría de los casos, están bajo un contrato leonino en el que el artista no tiene la menor posibilidad de ver respetada su obra y mucho menos de percibir los derechos reales que le corresponden.

El artista siempre es perjudicado a través del tiempo. Cuando no aparecen reediciones de sus trabajos creativos, pierde de cobrar sus royalties discográficos. Si es autor, también se debilita el cobro de sus ingresos autorales. Pero lo más grave es que, en algunos casos, ha ocurrido que el manipuleo sobre la no edición de una obra es lo más parecido que hay al término “que te borren del mapa”.

Pensemos: el artista no tiene disco para trabajar, tampoco lo tiene para que siga vigente su obra, y si llega a reclamar que lo liberen, tampoco le permiten publicar su trabajo. Ni siquiera digo, a estar altura, pedirles que te devuelvan un master: aquí se trata de una verdadera Máquina de la Inconveniencia.

Puedo citar detalles de mi caso personal: a mis 17 años firmé contrato con la legendaria RCA como integrante de mi grupo de adolescencia, Los Gatos. Hasta hoy esos álbumes llevan vendidas millones de copias. Pero nunca podremos saber exactamente el número, porque la compañía discográfica, que sub-edita a través de casas sucursales que tiene por todo el mundo, jamás hace una rendición de cuentas fuera de tu país de origen. Tengo ediciones de mis discos en Estados Unidos, Venezuela, Bolivia, Uruguay, Chile, Costa Rica, Brasil… Y, de este modo, jamás he cobrado un centavo. Los Gatos éramos número 1 en ventas en casi toda América latina. Lo mismo pasó con mis primeros discos como solista. Hay canciones que han estado varias semanas en los primeros puestos de otros países, y jamás me las liquidaron.

Mientras va transcurriendo el contrato leonino que firmó, uno siempre está ocupado y entusiasmado con el siguiente disco, y piensa que finalmente todo se va a solucionar. Por eso no se litiga oportunamente. Además, ¿cómo desconfiar de la gente que está tan interesada en nuestra música? Pero cuando el contrato termina, y uno queda libre de grabar para esa compañía, es cuando comienza el mayor atropello.

Cuidado: estoy refiriéndome exclusivamente a hechos que ocurren en el ambiente de nuestro país. En Estados Unidos, cuando algunos artistas terminan su contrato, la compañía sigue permanentemente reeditando su obra y cuidándola. Ni qué hablar si es un artista que continúa en total actividad: sigue manteniendo relación con la compañía anterior, sencillamente porque el cuidado del material grabado es algo que les compete y conviene a ambos.

Jimi Hendrix

En nuestro país hay un anecdotario lleno de historias donde un gran artista, uno de esos que le ha hecho ganar muchísimo dinero a la discográfica (y soy uno de ellos), trata de comunicarse con la compañía para una consulta o reunión, y ni siquiera lo atiende la secretaria de algún ejecutivo. Terminado el contrato, hay un cese de relaciones. Entonces comienzan a ocurrir atrocidades como cambios de portadas, equivocaciones en los créditos, mala masterización de los álbumes, hasta llegar a un par de sucesos que me parece bueno contar.

Varios años atrás, la compañía que tiene derechos sobre los discos de Los Gatos publicó un casete de regalo dentro de una caja de las hamburguesas Paty, que se vendía exclusivamente en los grandes supermercados. Así como lo están leyendo. Lógicamente incluía el tema “La balsa”… O sea que no sólo se hartaron de ganar dinero, y mal pagarnos derechos durante 40 años, ¡sino que ahora hacen un negocio hasta con las carnicerías!

Luego de esto, durante un verano de esos en que ya no saben qué inventar para vender boludeces en la playa, publicaron un CD remix de temas clásicos de los años ’60. No podía faltar nuevamente “La balsa”. Esta vez a nuestra grabación original le sumaron pitos y matracas, gente haciendo algarabía y una cantidad de basura que es una falta de respeto para una grabación que es un hito para la historia de la música popular argentina.

¿Existe alguna ley en nuestro país que pueda corregir o no permitir que sucedan este tipo de cosas? Por supuesto que no.

¿Qué desearíamos más los artistas que el hecho de que la vieja compañía discográfica donde registramos nuestros primeros éxitos sea la que siga desarrollando el material (con un contrato legal y razonable), y en el caso de artistas con larga trayectoria, llegar a un acuerdo donde el paso del tiempo y los cambios tecnológicos de los productos no terminen resultándonos perjudiciales?

Muchas veces en reportajes me preguntan qué pienso de la piratería y por supuesto que no estoy de acuerdo con eso, ni con nada que signifique robar. Pero, ¿cuál es mi lugar como artista, cuando por un disco que se vende de Los Gatos percibo cuatro centavos? La piratería no me hace nada, si sólo pierdo 4 céntimos…

Cuando estábamos a punto de celebrar el 40º aniversario de nuestro grupo y de la grabación de “La balsa”, mantuve reuniones con ejecutivos de la compañía que tiene el derecho de explotación (nunca mejor usado este término) de nuestros discos. Asistí con la propuesta de revisar ese tramposo contrato que firmé a mis 17 años. Lógicamente nunca nos pusimos de acuerdo. ¿Cómo ponerse de acuerdo con gente que desprecia la música?

Industria Musical

Ley contra descargas ilegales en Francia

Los diputados franceses aprobaron definitivamente la controvertida Ley HADOPI (por el nombre en francés de la Alta Autoridad para la Difusión de las Obras y la Protección de los Derechos en Internet), que sanciona las descargas ilegales de Internet con la desconexión del usuario.

La Ley, que entrará en vigencia en 2010, fue aprobada por 258 votos a favor y 131 en contra, aunque la oposición socialista anunció que presentará un nuevo recurso ante el Consejo Constitucional.

La iniciativa impulsada por el gobierno francés fue objeto de un caótico recorrido legislativo e incluso llegó a ser censurada, en junio pasado, por el Consejo Constitucional, instancia suprema que garantiza en ese país la constitucionalidad de las leyes.

Piratas

Via Hispasonic.

Músicos británicos en contra de la legislación P2P

Tres grupos representantes de músicos del Reino Unido, incluyendo a Kate Nash, Robbie Williams, Tom Jones, Paul McCartney y Elton John entre otros, han emitido una declaración pública en que se manifiestan vehementemente en contra de los planes del gobierno para crear una ley de desconexión automática al tercer aviso como respuesta a las descargas P2P.

Si bien las razones planteadas siguen siendo defendidas desde el paradigma de los derechos de autor tradicionales, es enriquecedor el debate que propone.

A esta declaración, concurren la Featured Artists Coalition, la British Academy of Songwriters, Composers and Authors, y el Music Producers Guild:

Declaración Pública FAC/BASCA/MPG (UK)

Respuesta a la Consulta del Departamento para la Innovación en los Negocios para enfrentar el problema del Compartir Ilícito de Archivos por Redes Peer-to-Peer (P2P).

Las organizaciones mencionadas, representantes de la gente que escribe, interpreta y produce música, creen que la protección que ofrecen las leyes de copyright a los artistas, compositores y creadores es vital si el Reino Unido quiere continuar en la vanguardia de la industria global de la música. Las leyes de copyright sirven para alimentar al escritor y al artista, y a aquellos que invierten en su creatividad.

Sin embargo, tenemos serias reservas sobre el contenido y el ámbito de la legislación propuesta en la consulta sobre P2P. Los procesos de monitoreo, notificación y sanciones no conducen a lograr un mercado vibrante, funcional, justo y competitivo para la música. Como resultado de ello, creemos que las preguntas específicas que se hacen en la consulta no sólo no son contestables, sino que indican una posición tan alejada del público general y del consumidor de música que nos parece que se trata de un documento extraordinariamente negativo.

Compartir es bueno

Ventas de CD y descargas P2P

Las estimaciones aproximadas de beneficios anuales de esta legislación (GBP 200 mill/año) dejan en claro que estas estimaciones están basadas firmemente en la premisa de que cada canción descargada por P2P equivale a una venta perdida. Este argumento de «sustitución» es en realidad, no más que «jerga de cabildero» (lobby-ista): tiene poco apoyo de la lógica y ningún economista trataría de meter tal cifra en una métrica destinada a cuantificar la «brecha de valor» para las industrias afectadas por el P2P.

En contraste con la falta de evidencia creíble para el tamaño del efecto de sustitución, hay evidencia de que la gente que repetidamente comparte música también compra música repetitivamente, así como películas, documentales, etc. Investigaciones recientes de MusicAlly han demostrado la popularidad continuada del CD como el producto escogido por muchos fans de la música. Esto combinado con la significancia continuada del CD en el balanza de ganancias de los sellos discográficos, sugiere una ecuación mucho más compleja en la cual el compartir archivos por internet puede erosionar las ventas, pero donde también puede promover otras formas de obtener ganancias. Por esta razón es peligroso ver las descargas de música como un equivalente en-línea directo de las ventas de CD.

De la misma manera son preocupantes los elementos de la consulta que estiman el costo de implementar estas propuestas. La estimación de entre GBP 65-85 millones para el primer año contenidas en la consulta, son probablemente una grosera subestimación de cuánto costará este sistema, dada la naturaleza compleja del sistema propuesto. Esta cifra (si sólamente se compara con la música grabada) representa aproximadamente el 10%-15% del valor de mercado después de considerar los costos fijos como la manofactura y el personal empleados en la producción de CD, y a la luz de nuestros comentarios más arriba, es claramente desproporcionada en comparación con cualquier beneficio posible de nuevos ingresos basados en el sistema propuesto.

Los artistas y sus fans

Mucha de la actividad online que rodea el compartir de música a menudo coincide con una gran cantidad de apoyo por parte de los fans por los artistas involucrados. La centralidad del artista en la nueva ecología musical es tal que el lobby que hacen las discográficas para continuar intentando demandar o sancionar a los fans de la música, debe ser puesto en un contexto más amplio. Debe también ser visto en el contexto no de la pérdida para un grupo particular de negocios, sino si representa una pérdida real para la economía en su conjunto.

La contribución económica de los fans que comparten archivos a la carrera de un artista podría enfocarse en la compra de mercancía y tickets para conciertos en vivo – las experiencias irremplazables que contribuyen al éxito de los artistas, incluso si esto no compensara a los creadores de la música y las letras directamente excepto cuando ellos también sean intérpretes. La pérdida de apetito por las compras de CD no tiene una causa simple y no puede culparse al P2P solamente. Hay competencia directa sobre el dinero de los fans, incluyendo la venta de otros productos como juegos de videos, DVDs, etc.; todos ellos contribuyen al cambio en los gastos en música grabada. Este cambio de foco no significa necesariamente que los ingresos totales de los creadores se reducen, ni que la economía del UK esté negativamente afectada.

Donde la consulta falla principalmente, es en diferenciar entre los fans que descargan y comparten música en una forma no-comercial, y aquéllos que buscan una ganancia comercial de tal actividad. Este segundo grupo de usuarios «comerciales» de P2P y facilitadores deben ser perseguidos con toda la fuerza de la ley así como las fábricas de CDs ilegales en el mundo offline. Los aficionados a la música y los consumidores no deben ser criminalizados por las fallas de un sector anticuado de negocios al no adaptarse a los nuevos desafíos tecnológicos.

Festival de musica

Mirar hacia el futuro

El quedarse en el pasado al tratar de entender cómo adaptar modelos masivos de producción a una era digital de acceso y servicios, ha sido un obstáculo mayor para el progreso en la última década. Debemos mirar hacia el futuro buscando modelos de negocio que todavía no podemos ni siquiera imaginar.

Como representantes de los creadores de música, estamos dispuestos a ser socios del gobierno en explorar y navegar las oportunidades y desafíos que traen las tecnologías digitales. Lo que no seremos es parte de un sistema que aliena a la audiencia de nuestros miembros y les impide alcanzar nuevas audiencias potenciales.

Esperamos que desarrollos como Digital Britain Test Beds auspiciado por el Technology Strategy Board sean oportunidades clave para quitarle las anteojeras a los que ahora tienen el control de la industria de la música, y darle la bienvenida a innovadores que aseguren el progreso de este sector en el mercado.

A la luz de lo expuesto, nos oponemos vehementemente a las propuestas que se han hecho y sugerimos que estamos en peligro de que el garrote esté completamente fuera de proporción en relación a la zanahoria. El fracaso de 30,000 procesos judiciales contra consumidores de música en los Estados Unidos, y el cese de esa política deberían ser prueba suficiente de que no es una política que algún gobierno en el Reino Unido con vista al futuro debería perseguir.

Via Manzana Mecánica.

Según Microsoft, Capif es delincuencia.

Ayer hablamos con Frank Alcantara, brasilero y organizador del Latinoware, quien nos decía que RedPanal es una «solución definitiva contra la piratería». Claro, puede no serlo por su escala, pero la propuesta de que sean los propios productores de la música los que especifiquen qué se puede hacer con su música y que no, resulta una forma justa de resolver el «problema».

Para nosotros (como proyecto de Cultura Libre) es un desafío pensar como resolver estas cuestiones de una forma progresiva, generando valor agregado para los diferentes actores incluídos en la actividad musical, consensuando con los diversos actores posiciones, intereses, etc. Una estrategia a largo plazo y con mucho trabajo de por medio.

Pero Bing! el recientemente lanzado buscador de Microsoft, ha radicalizado su posición de una manera demasiado ultra! Resulta que si buscás allí la palabra delincuentes el primer resultado de búsqueda que muestra es CAPIF, cámara de representantes de la industria musical argentina.

Publicamente nos solidarizamos con CAPIF frente a la política de grupúsculos minoritarios (Si, si… Microsoft) que quieren atentar contra el orden y establecer el comunismo en la cultura!

Bing hackeado

Pd: Tampoco estamos a favor de los resultados de búsqueda que genera si ponés hijos de puta o ladrones, pero ahí ya no nos metemos porque «no es nuestro tema»! Jua, jua…