Grabando en casa – Capítulo 6!

Amigxs, continuamos con la sexta entrega de Grabando en Casa, para todos los interesados en armar su propio estudio de grabación.

Los Auriculares

Para armar nuestro estudio de grabación hemos elegido ya: la computadora, la placa de audio ASIO, el micrófono de condensador, los monitores de campo cercano y el controlador MIDI. Hoy hablaremos de auriculares.

¡No a los acoples. No a la contaminación!

Para grabar instrumentos acústicos como: guitarra, contrabajo, bandoneón o voz; utilizamos un buen micrófono de condensador que es sumamente sensible y fiel. Si solamente se trata de grabar la ejecución como primera pista del proyecto no es necesario que quien toque esté escuchando pista alguna. Pero por razones de practicidad las ejecuciones de los instrumentos acústicos son las últimas en grabarse y por ello es necesario realizarlas monitoreando. Es decir que el bandoneonista por ejemplo, necesitará estar escuchando una o varias de las pistas ya grabadas mientras ejecuta su parte. El problema es por dónde escucha esas pistas. Si lo hiciera a través de nuestros monitores de campo cercano el sonido de la pista de referencia que sale por ellos también entraría en el micrófono que está tomando al bandoneón. El resultado sería, en el mejor de los casos: una pista de bandoneón contaminada con el sonido de la referencia. O lo que es peor, si nos olvidamos de deshabilitar el monitoreo por hardware de la placa ASIO, se produciría el conocido y molesto ruido de acople por retroalimentación.

¡Si a los Auriculares de Aislamiento Extremo!

Afortunadamente alguien se encargó hace muchos años ya de inventar los auriculares que permiten que el ejecutante escuche las pistas de referencias sin que el sonido de las mismas llegue al micrófono.

Ahora bien, es muy importante que los auriculares, ya sean internos(earphones) o externos (headphones), posean aislamiento extremo ya que se corre el riesgo de que el sonido salga de éstos y se introduzca en el micrófono. Es común este problema incluso en estudios de grabación profesional. Sucede muchas que veces la pista de la voz quedó grabada con la señal de fondo de la pista de referencia. Lamentablemente una vez que se registró así ya no hay manera de sacarlo, excepto, claro está, haciendo una nueva toma. Por ello decimos que es muy importante la elección de un auricular extremadamente aislado (lo ideal son 29dB).

Ex-25 Extreme Isolation

¡Si a los Amplificadores de Auriculares!

Hay otras dos dificultades muy comunes que se presentan con los auriculares. Suele suceder, especialmente con los bateristas, que el volumen de los auriculares resulta escaso. Nos dicen que le subamos, nosotros lo ponemos un poquito más alto, otro poquito más hasta que le damos al máximo y aún así no les alcanza. El segundo inconveniente habitual es que nuestra placa de sonidos cuenta con una sola salida de auriculares, o a lo sumo dos; y en ocasiones necesitamos disponer de cuatro auriculares simultáneamente. A pesar de contar con ellos no hay dónde enchufarlos. Ambos problemas se resuelven con un Amplificador y/o Divisor de Señal de Auriculares. Este tipo de dispositivos no son muy costosos y se consiguen en la mayoría de las buenas casas de música.

HSR 1.4 Plus

Resumiendo: para el monitoreo de la sala de grabación vamos a usar auriculares aislados acústicamente conectados a amplificadores /divisores de señal de auriculares. En la próxima hablaremos de cables, hasta entonces.

Pueblos originarios en Plaza de Mayo

Saludamos a los hermanos y hermanas de los pueblos originarios que ayer llegaban a la histórica Plaza de Mayo (situada en Buenos Aires, Argentina, Latinoamerica, tierra, via láctea, universo). Por un Bicentenario incluyente, para todos y todas.

Las imagenes son más hermosas que lo que podamos relatar.

marcha indigena

Pueblos originarios

pueblos originarios

Algunos automovilistas se quejaron del tránsito… Vamos gente! 500 años de espera por unos minutos de atraso no son un atentado!

Y un poco de música, para no irnos de tema! 😛

Sabemos que es sólo un pedacito. Sin ir en contra de la diversidad, queremos dejarlo como muestra de nuestros artistas populares que florecen en toda nuestra América. Los videos son parte del documental «De lo profundo de la Madre Tierra», realizado por el Instituto de Cultura Indígena de Argentina.

Sacha.

Voces y música Toba.

Instrumentos Tobas.

Instrumentos Mapuches.

Fotos: Diario Perfil.

Nuevo diseño de RedPanal

Estamos Beta-Testeando! El nuevo diseño del sitio está funcionando y en breve lo tendremos online. Por ahora, les dejamos algunas capturas de pantalla, para que nos digan qué les parece. Esperamos sus comentarios!

Diseño RedPanal
Página de Inicio no logueado

«El diseño me parece genial, super limpio, moderno, facil de ubicar las diferentes partes…. Excelente! Exitos con el proyecto!»

Facundo Arena – Baker Street Studio / The Kyoto Connection.

«La interfaz está increíble weon!«

Andrés Duran – Explorador austral, Chile.

Nueva versión RedPanal
Página Inicio Logueado

«Woof! De veras, es la leche!«

Bruno Teixidor – El Cosmonauta, España.

«Creo que el cambio es sustancialmente positivo. Me gusta mucho, muy joven, actualizado, dinámico y claro

Mario Pena – SafeCreative.

Musica Libre

«La imagen del sitio definitivamente gana en términos globales.

A primer vistazo de carga, se hace más atractiva la navegación. Transmite una buena definición del servicio, pero lo que es más potente, el concepto: música libre, colaboración, comunidad de personas con inteŕes en la música, tanto en su proceso de creación como en el disfrute de la misma.

La distribución de la información me parece acertada, hay énfasis en el registro y tratándose de una comunidad tiene todo el sentido y en un segundo nivel jerárquico, una idea clara de los contenidos que podrás encontrar. La tipografía y el juego de colores evocan transparencia y sencillez.

En la imagen del usuario registrado, encuentro que se refuerza el aspecto de red social, me gusta. Focaliza en las personas y aporta un punto lúdico al uso de RedPanal. Creo que es un acierto, y da pie a cultivar afinidades entre los usuarios.

En cuanto al perfil de usuario, impecable.

Resumiendo, muy buen trabajo. Enhorabuena!!!!!!»

Natalia Fernandez, Las Indias Electrónicas.

«El nuevo diseño está a años luz de la primera RedPanal. Ha ganado en profesionalidad y sofisticación pero sin perder el toque
fresco, sencillo y atractivo que siempre ha sido marca de la casa

David de Ugarte, Las Indias Electrónicas.

Se viene Sinetesik!

Te imaginás la potencia de utilizar RedPanal en vivo? Empezá a hacerte la cabeza, porque se viene!!

El CCEBA -Centro Cultural de España en Buenos Aires- ha elegido SiNetesik como proyecto para el Laboratorio de Producción que se realizá en el MediaLab de la institución y nos embarcamos junto al genial Lifo Fernandez a construir un nuevo instrumento musical basado en nuestra experiencia comunitaria.

SiNetesik – Mesa interactiva para hacer música.

SiNetesik es una instalación interactiva multiusuario mediante la cual el público será capaz de producir piezas musicales, manipulando el material sonoro (loops, samples, pistas, etc) de nuestra base datos de audio libre, online, de manera novedosa, simple e intuitiva.

La persona encuentra, proyectados sobre una superficie de tipo «mesa», una representación visual de todos y de cada unos de los sonidos de RedPanal, recreados como entes a partir de sus propias características psicoacústicas. Es bueno adelantarnos y aclarar que la manera en la que estos objetos gráficos se ubican en el espacio no es azarosa, sino que tiene una profunda vinculación en las relaciones de similitud o no entre los objetos sonoros. En el momento de la performance, el músico puede reordenarlos y elegir la manera en la que ellos se agrupan, se acercan o se alejan, definiendo en que canales quiere establecer estas comparaciones.

music interface

Tenemos así una “nube” de audios/gráficos que es navegada y operada a través de una interface háptica (mesa y objetos). Cada elemento visual que se ve corresponde a uno de los materiales alojados en el servidor, subido previamente por un miembro de la comunidad RedPanalera.

Entonces se puede explorar esta nube, así como también procesar los materiales en ella y mezclarlos para producir nuevos. Un punto muy importante es que estas dos prácticas, la búsqueda y la autoría, ocurren en simultáneo, están unidas en la misma aplicación. Los limites entre cuando se está explorando y cuando se encuentra produciendo son dinámicos y están mas bien marcados por la acción del usuario y no por la herramienta en si.

Como aclaramos anteriormente, en el proceso de selección  se puede reorganizar la visualización , también se puede preescuchar los materiales. Asistiendo a esto, una especie de lupa, un marco que muestra menos elementos con mas nivel de detalle y donde podemos elegir ver solamente algunos elementos con determinadas características filtrando otros.

Una vez que el usuario encontró lo que deseaba, lo modifica y  mezcla con otros elementos. El también puede consolidar grupos de sonidos como si fuesen uno solo y así manipularlos como individuales.

Fundamentación

En año pasado, British Council nos convocó para darle forma al stand que estaban preparando en el marco de la Feria Internacional de Música de Buenos Aires (BAFIM). Pensamos cómo hacer para que el público del festival pudiera experimentar o jugar con los sonidos que se encuentran en RedPanal, evitando tener que explorar extensas listas de archivos solo con referencias textuales a los mismos, para luego tener que importar nuestra elección a algún software multipista. Práctica muy cotidiana en los múdicos, pero que en este contexto considerábamos negativa.

Esto fue lo que disparó la idea de promover la creación colaborativa uniendo, la exploración de grupos de documentos digitales, con el proceso de producción en una sola actividad, combinado algunos aspectos de disciplinas como music information retrival, interactive data visualization, web semántica o web 3.0, query by humming , query by example, interfaces interactivas hapticas, proceso de audio en tiempo real.

puredata

Destinatarios.

Si bien esta instalación quizás sea realmente aprovechada por artistas sonoros, esta destinada tanto a músicos como no-músicos, a cualquier público en general, tratando de acercar a estos últimos a la composición contemporánea electroacústica y a la creación colaborativa.

Antecedentes y contexto.

La necesidad de crear herramientas automáticas que le otorguen a los sonidos un significado visual, para poder percibir sus particularidades de una manera rápida, simple y eficaz, urge al considerar la enorme cantidad de información a la que nos exponemos adelante de extensos lotes de archivos. Teniendo en cuenta lo accesible que se ha vuelto registro digital de materiales sonoros para cualquiera persona esto es mas común cada día.

Esta búsqueda por concebir sistemas con nuevas funcionalidades para la búsqueda, interacción y producción con material musical esta muy vigente. En líneas similares a las de este proyecto podemos nombrar a «SemanticHiFi«. Este trabajo es llevado a cabo por un consorcio de universidades y empresas, entre ellas: IRCAM, Native Instruments, Sony y Universitat Pompeu Fabra. Proyectado tanto como un instrumento abierto y como una estación de escucha, propone cambiar drásticamente la manera de interactuar con la música disolviendo los limites tradicionales entre escuchar, producir y remixar.

Del tipo de interfaces expresivas para la navegación de piezas musicales, que también se valen de las técnicas de Music Information Retrieval (MIR)  y Tangible User Interfaces (TUI), tenemos que considerar el trabajo de Carles Fernández Julià «SongExplorer».

puredata

Información técnica del proyecto.

Extracción e indexado de información en el audio

La primer parte del desarrollo, que en un primer momento no se realizará en tiempo real, tiene como fin extraer las características del sonido, pertinentes a los procesos que realizaremos después (analizar, convertir en descriptores textuales y almacenar).

Los aspectos psicoacústicos en los cuales nos centraremos son:  tonicidad (porcentaje de percepción de altura), tónica y modo; rango de las alturas y densidad polifónica; tempo y densidad cronométrica; tipo de ataque y duración de la envolvente.

Para llevar a cabo este proceso, analizar y convertir esta información en descriptores textuales e indexarlos en una base de datos, utilizaremos el sistema de plugins Vamp. Estos plugins son corridos en un host, existen varios, en este caso nosotros utilizaremos Sonic Annotator, una aplicación que, ejecutada mediante un simple comando de consola, nos permite procesar lotes de archivos aplicándoles diferentes tipos de análisis.

Estas utilidades citadas anteriormente (Vamp Plugins y Sonic Annotator) son desarrollos del Centre for Digital Music, Queen Mary, University of London.

Visualización interactiva de datos

Los objetos visuales con los cuales interactuará el usuario se generan a partir de estos datos extraídos.
En el entorno de programación Processing/Java desarrollaremos el sistema de visualización de datos que automáticamente generará la referencia visual a cada audio
Los vínculos que entablemos entre estas cualidades auditivas y el código gráfico posiblemente serán estas:

Captación de movimiento de los usuarios

Para captar las acciones que realicen los usuarios, utilizaremos una cámara bajo de la superficie de proyección y en el centro de la misma. A través de un sistema de visión por computadoras analizaremos esta captura en tiempo real, actualizaremos la interface gráfica y enviaremos a PureData, mediante el protocolo OSC, los cambios y procesos que el usuario vaya realizando.

Módulo sonoro

El modulo de sonido lo desarrollaremos en PureData. Los procesos y controles serán en el principio simples, limitándonos a permitir manipulaciones clásicas de las primeras experiencias de música concreta.

Esperamos que les gusten las noticias! Nosotros estamos motivaaaaaaaaaaaaaaaaaados!!

Gracias al MediaLab, Emiliano Causa (Coordinador) y Matias Romero Costas (Asistente) la posibilidad que nos brindan.

Licencias libres y CopyFarLeft

Un viernes de debate teórico! Este texto lo pasaron los amigxs de Not Made In China y la verdad es que genera muchas preguntas, ideas, movilización de cosas. Por eso lo replicamos, esperando aportar al debate sobre qué mundo queremos. Es largo y no hay por qué estar de acuerdo, pero creemos que vale la pena…

CopyFarLeft y CopyJustRight por Dmytri Kleyner

En el campo del desarrollo de software, el copyleft ha probado ser un medio tremendamente efectivo de creación de un “commons” (bien común) informático que beneficia ampliamente a todos aquellos cuya producción depende de él. Sin embargo, muchos artistas, músicos, escritores, cineastas y otros productores de información son escépticos con respecto a la posibilidad de ganarse la vida en un sistema basado en el copyleft, donde cualquiera es libre de reproducir sus trabajos.

La licencias copyleft garantizan la libertad de la propiedad intelectual al requerir que el reutilizamiento y la redistribución de la información estén gobernados por las cuatro libertades: la libertad de usar, estudiar, modificar y redistribuir.

Sin embargo, la propiedad es el enemigo de la libertad. Es la propiedad, la capacidad de controlar bienes productivos desde la distancia, la capacidad de “poseer” algo y someterlo a su uso productivo por parte de otras personas, lo que posibilita el subyugamiento de individuos y comunidades. Donde la propiedad es soberana, los dueños de la escasa propiedad pueden privar de la vida al negar el acceso a la propiedad, o si no privar de la vida de modo absoluto, al menos sí hacer de la vida de trabajo una esclavitud con una paga que no supere los costos de reproducción.

David Ricardo fue el primero en describir la Renta Económica. Explicado de modo sencillo, la renta económica es el ingreso que el dueño de un bien productivo gana sólo por ser el dueño y sin hacer nada, sólo por poseer. Así, la renta es el retorno económico por dejar que otros usen la propiedad. ¿Cuánto pagaría una persona por su derecho a existir? Bueno, pagarían todo lo que produce, menos los costos de su subsistencia. Esta es la posición de negociación básica que enfrentamos todos los que nacemos en un mundo enteramente poseído por otros.

La ley de hierro de los salarios

La renta permite a los dueños de la propiedad escasa llevar a la subsistencia a los trabajadores sin propiedades, como explica David Ricardo en su Ley de Hierro de los Salarios: “El precio natural del trabajo es el precio necesario para que los trabajadores, unos con otros, subsistan y perpetúen su raza”. [1]

La subsistencia no debe entenderse como el justo mínimo requerido para en verdad sobrevivir y reproducirse. Aún en los tiempos de Ricardo, muchos de los trabajadores no estaban en una posición en la que si ganaban un centavo menos hubieran caído muertos. En lugar de ello, los trabajadores, por su sola definición, no pueden ganar lo suficiente como para hacer algo más que ganarse la vida.

Suele argumentarse que la Ley de Hierro de los Salarios no se aplica por la diferencia entre el precio “natural” teórico y el precio real de mercado del trabajo, pero ese no es argumento contra la Ley de Hierro. Mientras los trabajadores no tengan propiedades, cualesquiera sean los aumentos de salario que perciban, éstos son barridos por la inflación de precios, casi siempre debido a la creciente competencia por locaciones y al aumento de la renta de la tierra. La reducción de los salarios por la inflación es una alternativa a la reducción de los salarios en manos de la “ilusión del dinero”. Como escribe John Maynard Keynes en su Teoría general del empleo, el interés y el dinero: “A veces se dice que es ilógico que la mano de obra se resista a la reducción de los salarios nominales pero no a la de los salarios reales […] la experiencia demuestra que este es el modo en que se comporta la fuerza de trabajo”. [2]

La inflación de los precios, mayormente en la forma de renta económica, impide a los trabajadores ganar lo suficiente como para acumular la propiedad de bienes productivos ellos mismos, y los mantiene dependientes de los dueños de la propiedad.

Lo que plantea la Ley de Salarios en realidad es que los trabajadores, como clase, no pueden convertirse en propietarios, y por lo tanto no pueden escapar de la apropiación del producto de su trabajo por parte de los propietarios. Esto crea intereses diferentes entre los “dueños” de los bienes productivos escasos y el resto de la sociedad.

En los usos de la economía moderna, la renta se aplica a cualquier bien productivo escaso. En los tiempos de Ricardo, se trataba principalmente de la tierra. En su Ensayo sobre Ganancias, David Ricardo argumenta: “el interés del terrateniente es siempre opuesto al de todas las otras clases de la comunidad”. [3]

Esta oposición se llama lucha de clases: la lucha de los que producen contra los que poseen. El socialismo y todos los otros movimientos de izquierda toman esta lucha de clases como punto de partida.

Movilizacion popular

El socialismo es la creencia de que los productores en sí mismos deben poseer los medios de producción, y que la renta no es otra cosa que los propietarios robando a los productores. Como Pierre-Joseph Proudhon argumentó en su mítico “Qué es la propiedad?”, publicado en 1840: “la propiedad es robo”. [4]

La propiedad no es un fenómeno natural, sino algo creado por ley. La posibilidad de extraer renta depende de la capacidad de controlar un recurso escaso, aún cuando sea utilizado por alguien más. En otras palabras, la capacidad de forzar a esa otra persona a pagar por él. O, en términos de producción, forzarlos a compartir el producto de su trabajo con el dueño de la propiedad. Control a la distancia.

De este modo, la renta sólo es posible mientras esté sostenida por la fuerza, lo cual es felizmente otorgado por el Estado a los dueños de propiedades. Sin no fuera por la capacidad de forzar a los trabajadores a compartir el producto de su trabajo con el propietario improductivo y ausente, este último no podría ganarse la vida, y mucho menos acumular más propiedad. Como escribió Ernest Mandel en su Materialismo Histórico y Estado Capitalista (1980): “sin violencia capitalista de Estado, no hay capitalismo seguro”.

El propósito de la propiedad es garantizar una clase no propietaria que produzca una riqueza que pueda gozar la clase propietaria. La propiedad no es amiga del trabajo. Esto no significa que trabajadores individuales no puedan convertirse en dueños de una propiedad, sino que hacerlo implica escapar de su clase. Los casos de éxitos individuales no cambian las reglas generales. Como ironizó Gerald Cohen: “Quiero alzarme con mi clase, no sobre ella!”.

La situación global actual confirma que el caso es que los trabajadores, como clase, no pueden acumular propiedad. Un estudio del World Institute for Development Economics Research de la United Nations University establece que en el año 2000 tan sólo el 1% de los adultos era dueño del 40% de los bienes globales, y que el 10% de los adultos más ricos acumulaba el 85% del total mundial. [5]

La mitad inferior de la población adulta posee apenas el 1% de la riqueza global. El informe incluye estadísticas expandidas, muchas de las cuales indican la creciente disparidad mundial.

Cualquier investigación de la propiedad intelectual debe ser entendida dentro de este contexto de una enorme desigualdad de riqueza y de lucha de clases.

La propiedad intelectual, el copyright incluido, es una extensión de la propiedad sobre los bienes inmateriales, sobre la información. El copyright es una construcción legal que intenta que ciertos tipos de bienes inmateriales se comporten como bienes materiales, para que puedan ser poseídos, controlados y comercializados.

Suele decirse desafortunadamente que la propiedad intelectual tiene por objeto permitir que los productores de información se ganen la vida. Permitir, por ejemplo, que los músicos ganen plata de la música que hacen. Sin embargo, el entendimiento de la lucha de clases deja en claro que mientras la clase poseedora quiera tener música, debe permitir que el músico se gane la vida. No requieren la propiedad intelectual para este propósito. En cambio, requieren la propiedad intelectual para que los dueños de propiedades, no los músicos, ganen dinero sobre la música que los músicos hacen.

En un sistema de propiedad, los músicos en su conjunto no pueden retener la propiedad del producto de su trabajo más que los trabajadores de una fábrica textil. El propósito de la propiedad intelectual, reformulando mi anterior declaración, es asegurar que la clase no poseedora exista para producir la información de la cual se beneficia la clase poseedora. La propiedad intelectual no es amiga del trabajador intelectual o creativo.

La ley de hierro de las ganancias de copyright

El sistema de control privado sobre los medios de publicación, distribución, promoción y producción mediática asegura que los artistas y todo otro trabajador creativo pueda ganar no más que su subsistencia. Ya sea un bioquímico, un músico, un ingeniero de software o un cineasta, ha cedido todos sus copyrights a los propietarios antes incluso de que estos derechos tengan algún valor económico real, por no más que los costos de reproducción de su trabajo. Esto es lo que yo llamo la Ley de hierro de las ganancias de copyright.

Existen, sin embargo, diferencias importantes entre la propiedad intelectual y la propiedad física. La propiedad física es escasa y genera competencia, mientras que la propiedad intelectual puede ser copiada, tiene un costo de reproducción casi nulo y puede ser utilizada de modo simultáneo por cualquiera que tenga una copia.

Es precisamente esta característica de reproductibilidad ilimitada que requiere que el régimen de copyright convierta a la información en propiedad. En el largo plazo, el valor de cambio de cualquier bien reproducible es llevado a la competencia de su costo de reproducción. Ya que hay pocas barreras a la reproducción de un bien informacional, éste no puede tener un valor de cambio más allá de la mano de obra y de los recursos necesarios para su reproducción. En otras palabras, en sí mismo no tiene valor de cambio en el largo plazo. Así, los dueños de esta propiedad (que no deben ser confundidos con los productores), necesitan leyes que impidan la reproducción. Sólo si es ilegal que otros lo copien, los propietarios pueden extraer una renta sobre el derecho de copia.

Mientras que la propiedad en sí es creada por ley, los bienes materiales son escasos y generan competencia por naturaleza. Sin embargo, como la información copiable se hace escasa sólo por ley, también puede ser abundante por ley, lo que nos lleva, finalmente, al copyleft.

Copyleft y copyright

La información puede no tener valor de cambio sin el copyright, pero ciertamente tiene valor de uso sin el copyright, y hay muchos productores de información cuya motivación de producir es motivada por la creación de este valor de uso, ya sea que pueda o no capturar directamente su valor de cambio. En consecuencia, no es una sorpresa que el copyleft haya crecido en importancia en el desarrollo de software, en el surgimiento de la comunidad de software libre.

El software se usa en la producción. El trabajo diario de prácticamente cada oficina, cada instituto académico y cada fábrica, depende del software, ya que para todas estas organizaciones el valor de uso del software puede ser directamente trasladado al valor de cambio en el curso de su producción normal, no vendiendo el software directamente, sino haciendo lo que sea que esa organización haga, vendiendo el producto que sea y usando el software para aumentar su productividad.

Pagar por licencias de software y aceptar los términos restrictivos de esas licencias no está en sus intereses. Como dijo David Ricardo con respecto a los terratenientes, el interés de una compañía de software como Microsoft es siempre opuesto al interés de los usuarios de software.

Las organizaciones que utilizan software, escuelas, fábricas, oficinas, empresas de comercio por internet, conjuntamente emplean más desarrolladores de software que las pocas empresas que venden software propietario, como Microsoft. De este modo, el software libre es muy atractivo para ellos: les permite reducir sus costos de desarrollo individual al mantener colectivamente un stock común de bienes de software.

Mikko Mustonen de la Helsinki School of Economics incluso argumenta que algunas veces las compañías que venden licencias propietarias tienen un gran incentivo para contribuir al software libre. En su paper de 2005, When Does a Firm Support Substitute Open Source Programming?’, Mustonen argumenta: “una empresa que vende un programa protegido por el copyright tiene el incentivo de apoyar la programación copyleft sustituta cuando este apoyo crea compatibilidad entre programas y los programas muestran efectos de red. [6]

Entonces, el valor de uso del software libre es deseado por las organizaciones que pueden y de hecho pagan a los desarrolladores de software para que lo hagan, aún cuando no tengan copyright exclusivo sobre él.

Aún, el software libre no fue concebido meramente para reducir los costos de desarrollo del software corporativo. Richard Stallman, el inventor de la General Public Licence (GPL), bajo la cual una buena parte del software libre es lanzado, escribe en el website de su organización:“Mi trabajo en el software libre es motivado por una meta global: expandir la libertad y la cooperación. Quiero alentar a que el software libre se expanda hasta reemplazar al software propietario que impide la cooperación, y de este modo hacer que nuestra sociedad sea mejor.” [7]

El espíritu de cooperación no es ciertamente único entre los desarrolladores de software, otros productores creativos han expresado su deseo de trabajar en un stock común, un “commons” de material intelectual en su práctica. Como resultado, el copyleft ha traspasado las fronteras del software para ingresar al arte también. Músicos, escritores y otros artistas empezaron a lanzar sus trabajos bajo licencias copyleft del estilo del GPL.

Sin embargo, hay un problema: el arte, en la mayor parte de los casos, no entra comúnmente en la cadena productiva como lo hace el software. Los dueños de las propiedades van a apoyar al software libre por las razones descriptas, pero en la mayoría de los casos no apoyarían la creación de arte libre. ¿Por qué habrían de hacerlo? Como toda información copiable, no tiene valor de cambio directo, y a diferencia del software libre no tiene valor de uso directo en la producción. Su valor de uso existe sólo entre los fans de este arte, y si los propietarios no pueden cobrarles a estos fans por el derecho de copia, ¿en qué los beneficia? Y si los propietarios no apoyan el arte libre, distribuido gratuitamente, ¿quién lo haría? La respuesta no es clara. En algunos casos, instituciones como fundaciones públicas o privadas, pero sólo podrían apoyar a un pequeño número de artistas, y sólo mediante un muy dudoso y arbitrario criterio de selección para decidir quién recibe ese financiamiento y quién no.

De este modo, el Copyleft, tal cual fue desarrollado por la comunidad de software libre, no es una opción viable para la mayoría de los artistas. Aún para los desarrolladores de software, se aplica la ley de hierro de salarios: pueden ganarse la vida pero nada más, los dueños de la propiedad aún van a conseguir el valor total del producto de su trabajo.

El copyleft no es, por lo tanto, capaz de “mejorar la sociedad” en algún sentido material, porque además de no ser viable para muchos tipos de trabajadores, la mayor parte del valor de cambio extra creado por los productores de información copyleft es en cada caso capturado por los dueños de las propiedades materiales.

Como el copyleft no permite que los trabajadores acumulen riqueza más allá de su subsistencia, el copyleft en sí mismo no puede cambiar la distribución de los bienes productivos, lo que cualquier estrategia revolucionaria debe procurar. La emergencia del software libre, el “filesharing” (archivos compartidos) y las formas artísticas que se basan en el muestreo y reutilización de otros medios, sin embargo, han creado un serio problema al sistema de copyright tradicional.

Las industrias de la música y el cine, en particular, están en el medio de lo que sería una guerra contra sus propios consumidores, al no permitirles que se bajen o tomen muestras de su propiedad. Es claro que la tecnología de redes digitales presenta un serio problema a las industrias de la grabación y el cine.

En las etapas iniciales del software libre, muchas corporaciones, especialmente las corporaciones de software, reaccionaron muy mal ante la idea del copyleft, y trataron de combatirlo con las mismas tácticas agresivas con las que la Recording Industry Association of America (RIAA) y sus amigos están desatando ataques contra la comunidad de “filesharing”. Un caso famoso fue el de las acciones legales del Grupo SCO contra las empresas que usaban o promovían el Linux. [8]

Las acciones de la RIAA pueden ser comprendidas en ese mismo sentido: una reacción conservadora para proteger sus intereses. Sin embargo, no todos los propietarios creen que la acción legal pueda frenar la emergencia de nuevas tecnologías. Muchos creen que las industrias del cine y la música necesitarán adaptarse, y que la ley de copyright debe ser modificada para este medio cambiante.

Copyjustright

Entonces, así como el capital se ha unido al movimiento de software libre para reducir los costos de desarrollo de software, el capital también está uniéndose al movimiento de arte disidente para integrar los archivos compartidos y el muestreo en un sistema diferente de control basado en la propiedad.

El copyleft no permite extraer renta del derecho a copia, y los propietarios no quieren algo que cambie el régimen de propiedad, sino crear más categorías y subcategorías para que prácticas como compartir archivos y el “remixing” puedan existir dentro del régimen de propiedad. En otras palabras, “copyjustright”. Una versión más flexible del copyright que pueda adaptarse a los usos modernos pero que aún encarne y proteja, en última instancia, a la lógica de control. El ejemplo más prominetnte de ello es el Creative Commons y su miríada de licencias “just right”. “Algunos derechos reservados”, el lema del site, lo dice todo.

La ley de hierro del las ganancias del copyright evidencia que esos “derechos reservados” no son para los creadores de la música, los videos y otros trabajos creativos, ya que los artistas no tienen medios para negociar algo más que sus subsistencia. Entre esos “algunos derechos” que se reservan, el principal es el derecho a que el creador transfiera la posesión de sus trabajos a la clase propietaria. Cuando sea que la clase propietaria tenga entre sus intereses el de poseer ese trabajo y, por supuesto, por completo dentro de los términos que dicta la clase propietaria.

La ley de hierro fue ilustrada en ‘Artists’ Earnings and Copyright’[9] de Martin Kretschmer, donde el autor concluye que “El creador tiene muy poco que ganar de la exclusividad”. En su estudio Empirical Evidence On Copyright Earnings [10], establece: “las ganancias de las actividades no-copyright o aún no-artísticas, son una importante fuente de ingresos para la mayoría de los creadores”, y ello incluye muchas estadísticas asombrosas, como por ejemplo el hecho de que el pago medio que la Performing Right Society del Reino Unido efectuó a los dueños de copyright en 1994 fue de 84 libras.

Entonces, si ni el copyleft ni el copyright ni el copyjustright pueden torcer la ley de hierro para en última instancia enriquecer a los aristas y otros trabajadores como clase, ¿hay alguna razón para que un socialista se interese en las licecias de propiedad intelectual?

Los socialistas promueven la idea de que la riqueza debe ser compartida de un modo más justo y equitativo, y controlada por la gente que la produce. Tal vez la mejor forma de lograr esto sea a través de empresas propiedad de los trabajadores, cooperativas y consejos descentralizados. Que los socialistas se interesen en oreganizaciones de trabajadores auto-organizados y en la producción basada en “commons” como un medio de lucha de clases, la respuesta es “sí”.

Por la misma razón por la que las organizaciones capitalistas apoyan al software libre, porque representa un stock común de valor de uso que pueden aplicar a su producción para crear valor de cambio y hacer dinero, la producción basada en “commons” y en consecuencia toda empresa de trabajadores auto-organizados puede beneficiarse también de un stock común de arte copyleft y puede incorporar artistas a sus empresas colectivas y compartir los ingresos resultantes.

Como estableció la Internacional de Trabajadores en su contitución de 1905: “En lugar de su lema conservador, “Un salario diario justo para un día de trabajo justo”, tenemos que inscribir en la bandera de nuestra consigna revolucionaria: “Abolición del sistema de salarios”, y aún que “La misión histórica de la clase trabajadora es acabar con el capitalismo”. El ejército de producción debe ser organizado, no para la lucha diaria con los capitalistas, sino también para continuar la producción cuando el capitalismo haya sido abolido. Organizándonos industrialmente, formamos la estructura de la nueva sociedad dentro de la cáscara de la vieja.”

Copyfarleft

Para que el copyleft tenga algún potencial revolucionario debe ser Copyfarleft. Debe insistir en que los trabajadores sean dueños de los medios de producción.

Para hacer de ello una licencia, en lugar de establecer una serie de términos para todos los usuarios, habría que aplicar reglas diferentes para cada clase. Específicamente, un conjunto de reglas para aquellos que trabajan dentro del contexto de trabajadores/dueños y producciones basadas en “commons”, y otra para los que en su producción utilizan propiedad privada y trabajo asalariado.

Una licencia copyfarleft debe hacer posible que los productores compartan libremente y que conserven el valor del producto de su trabajo. En otras palabras, los trabajadores deben poder hacer dinero al aplicar su propio trabajo a la propiedad mutual, pero debe ser imposible que los dueños de propiedad privada hagan dinero al utilizar trabajo asalariado.

Así, bajo una licencia copyfarleft, una imprenta cooperativa propiedad de los trabajadores debe poder reproducir, distribuir y modificar el stock común como quiera, pero una compañía editorial privada no podría tener libre acceso.

Una tendencia en los trabajos de artistas pro-copyleft parece relacionarse con esta idea. Las licencias copyleft “Non-Commercial” establecen dos conjuntos de reglas, donde se permiten los usos no comerciales y teóricamente endógenos (originados dentro del commons), mientras que los usos comerciales y exógenos (originados fuera del commons) están prohibidos, a excepción de que los autores originales den su autorización. Ejemplos de este tipo de licencias incluyen la Creative Commons Non-Commercial ShareAlike.

Sin embargo, para crear términos endógenos del commoms, los trabajadores mismos deben estar en el commons, y mientras que los autores se reserven el derecho de hacer dinero con su obra e impedir que otros productores basados en los commons puedan hacerlo, el trabajo no puede considerarse como parte del commons en absoluto, pues es trabajo privado. Como tal, no puede establecer términos libres y endógenos del commons, como requeriría una licencia copyfarleft. Este problema de la “hazaña del commons” para trabajos que no están en realidad dentro de un stock común es típido del enfoque copyjustright que ejemplifica Creative Commons.

Una licencia copyfarleft debe permitir el uso comercial basado en commons y debe impedir la posibilidad de extraer ganancia explotando trabajo asalariado. El copyleft no-comercial no hace ninguna de las dos cosas: impide el comercio basado en commons y restringe la explotación asalariada al sólo requerir que los explotadores compartan el botín con el así llamado autor original. Ello de ninguna manera supera la ley de hierro ni para autores ni para otros trabajadores.

“No-comercial” no es una manera apropiada para describir los límites de lo endógeno y exógeno. Pero no existe ninguna otra licencia de commons que ofrezca un marco legal apropiado para que los trabadadores basados en commons puedan utilizar.

Sólo una licencia que impida de modo efectivo que la propiedad alienada y el trabajo asalariado sean utilizados en la reproducción de lo que en otro caso sería un commons informacional libre, puede modificar la distribución de la riqueza.

Trad.: Lorena Baqués

Publicado en ingles en Mute

Notas:

[1] David Ricardo,On the Principles of Political Economy, 1817. Disponible en: http://socserv2.socsci.mcmaster.ca/econ/ugcm/3ll3/ricardo/prin/prin1.txt

[2] John Maynard Keynes, The General Theory of Employment, Interest, and Money, 1936. Disponible en: http://www.marxists.org/reference/subject/economics/keynes/general-theory/

[3] David Ricardo An Essay on Profits, 1815. Disponible en: http://socserv.mcmaster.ca/econ/ugcm/3ll3/ricardo/profits.txt

[4] Disponible en: http://etext.virginia.edu/toc/modeng/public/ProProp.html

[5] James B. Davies, Susanna Sandstrom, Anthony Shorrocks, and Edward N. Wolff, The World Distribution of Household Wealth, http://www.wider.unu.edu/research/2006-2007/2006-2007-1/wider-wdhw-launch-5-12-2006/wider-wdhw-report-5-12-2006.pdf

[6] Disponible en: http://ideas.repec.org/a/bla/jemstr/v14y2005i1p121-139.html

[7] http://www.gnu.org/philosophy/pragmatic.html

[8] Para más información ver: http://en.wikipedia.org/wiki/SCO_Group#SCO-Linux_lawsuits_and_controversies

[9] Disponible en: http://www.firstmonday.org/issues/issue10_1/kretschmer/

[10] Disponible en: http://ipr.dime-eu.org/files/active/0/Kretschmer.pdf

Manifiesto del Movimiento Música para Bajar

Los amigxs de Musica Pra Baixar, de Brasil, nos han acercado su manifiesto. No podemos más que difundirlo y firmarlo como comunidad de música libre y colaborativa:

Manifiesto

A partir del inicio de la democratización de la red de comunicación por la cibernética, la situación cambia por completo en la música.

A todo el mundo ¡Viva el nuevo mundo!

Lo que antes era un mercado definido por unos pocos agentes, que tienen el monopolio de los medios de comunicación, hoy se ha convertido en una gran diversidad de vida silvestre, la creación de oportunidades y riqueza para la música nacional – no sólo desde el punto de vista del artista y el productor(a)-,  sino también del usuarix.

En este sentido, formamos aquí el Movimiento Música para Bajar: reunión de artistas, productorxs, activistas y usuarixs de la red de música en defensa de la libertad y la diversidad de la música que se mueve libremente en todos los formatos y la Internet.

Quien descarga música no es pirata, es difundidor! Germina proyectos musicales proyectos gratuitamente.

Musica

Tenemos la intención de discutir y actuar sobre la regulación de las leyes de la cadena de producción, de modo de no sólo asegurar nuestros derechos de autor(a), sino también difundir la música libre y democráticamente.

El MPB dice que la práctica de «Jabá» (pagar para poder aparecer) en los medios de comunicación constituye un motor esencial de la invisibilidad de la gran mayoría de los artistas. Por lo tanto, abogamos por la penalización del «Jabá» en el nombre de la diversidad cultural.

El MPB se resistirá a cualquier actitud represiva de la Internet y la amenaza contra las libertades civiles que impiden a las innovaciones. La red es la única herramienta disponible que realmente permite democratizar el acceso a la comunicación y el conocimiento, elementos esenciales para la diversidad de pensamiento.

Los nuevos tiempos requieren nuevos valores. Temas como la economía solidaria, flexibilización del derecho autoral, software libre, cultura digital, comunicación comunitaria y colaboración son aspectos fundamentales para crear posibilidades de una realidad que crea, produce y utiliza la música.

El MPB promoverá debates y acciones que permitan a los agentes de este proceso, de forma amplia y participativa, convertirse en creadorxs y directorxs del futuro de la música.

El futuro de la música está en nuestras manos. Este es el manifiesto del movimiento musical para Bajar.

Para firmar este manifiesto, entre en: http://www.petitiononline.com/mpb/petition.html

Lista de Correo de RedPanal

Correo electrónicoLa comunicación entre los miembros de la Comunidad de RedPanal es primordial para que las diversificación de ideas converja en proyectos conjuntos. Es por ello que, con ayuda de Nico Echaniz (uno de los primeros miembros del Sitio) creamos la lista de Correo de RedPanal llamada MusicaLibre.

¿De qué forma podemos usar la lista?

  • Si tenemos un proyecto musical al que, por ejemplo, le falta el bajo, podemos enviar un correo a la lista solicitando un bajista que agregue su creatividad.Jaco
  • Si existe una duda con alguna aplicación para grabar (Por ejemplo, Como Mezclar pistas en Audacity) se puede usar la lista para preguntar. Con el potencial creativo y técnico que se ha visto en las obras del Sitio, seguramente habrá alguien que nos ayudará.
  • Simplemente compartir un artículo interesante, una idea, o algo referido a la Cultura Libre que les haya llamado la atención.

¿Cómo usar la lista?

El uso es muy sencillo: simplemente hay que suscribirse ingresando al siguiente Link: http://listas.redpanal.com/mailman/listinfo/musicalibre y luego enviar un correo a musicalibre [at] listas.redpanal.com

¡Esperamos que hagan uso de esta nueva herramienta y Nos cruzamos en la lista!



Oscar Aleman

Por esas cosas de la vida, ayer estuvimos un buen rato panaleando al gigantesco Oscar Alemán. Un guitarrista como pocos hubo en nuestra América. Argentino, vivió en Francia y Brasil, tomando el mejor sonido de cada lugar y época, haciéndolo propio. Nuestro homenaje a ese gigante, hoy, un día como cualquier otro.

«De una infancia pobre en el Chaco a ser el showman número uno de la noche parisina de los años treinta. De una vida familiar trágica al éxito y el reconocimiento de monstruos como Duke Ellington, Django Reinhardt y Louis Armstrong. De bailar en la calle por unas monedas a transformarse en el mejor guitarrista argentino de todos los tiempos. De llenar estadios y convocar multitudes a la indiferencia y el olvido en Buenos Aires. Retazos de una vida singular, la vida del músico que quedo en la historia como interprete, pero también como pionero del jazz en un país de tangueros

Podrán cortar las flores, pero no detendrán la primavera

La nota de Facundo García en Pagina 12 de hoy nos pone a muchos en alerta, mas que alertados..quisiéramos decir…despertando de las pascuas y sus huevos..estamos hasta los mismos…..asi dice la nota, compañeros:

“Esto es una parte del pasado que no es rentable”

Los aficionados que crean blogs y comparten música descatalogada son perseguidos por quienes, atendiendo a intereses diversos, se resisten a los cambios. “Me pareció que lo que yo tenía en casa no debía permanecer encerrado”, se defiende uno de los bloggers

Alejandro Molinier, el “bizarrólogo”, jura tener cien mil discos y la ilusión de instalar un museo.

La memoria colectiva no sólo se amenaza con palos y armas: a veces basta el capricho de un puñado de empresas. Los inconseguibles del rock argentino era un blog que permitía descargar discos imposibles de encontrar en el mercado. En poco más de tres años había reunido tres mil posts con innumerables archivos y reseñas. Siete millones de visitas demostraban que ahí había un aporte valioso, rebosante de comentarios y debates. Pero según cuenta Marcelo B., hace unos días que Blogger –el administrador de bitácoras más popular de la red– lo sorprendió al borrar de un plumazo su trabajo. Y lo peor es que otros espacios de rescate cultural podrían correr la misma suerte.

Ahora los inconseguibles son más inconseguibles todavía, y Marcelo analiza cómo reponerse del sopapo. “La idea es compartir y dar a conocer esos materiales maravillosos que se fueron perdiendo –cuenta–. Afortunadamente, hay una gran cantidad de gente que se sumó y que colabora enviándome lo que tiene.” El equipo incluye a aficionados, músicos y productores. Es decir que se atacó no sólo a un blog, sino a una comunidad de usuarios que estaba en comunicación permanente. Además, el bloguero no ganaba un peso, y jura haberse movido exclusivamente por “la gratificación de llenar un vacío en mucha gente”. “No quise joder a nadie –insiste–. Tanto es así que puse mi dirección de mail para que el que se sintiera molesto por la inclusión de un álbum me pidiera retirarlo y listo. Por otra parte nunca posteé discos que estuvieran disponibles en los comercios.”

Desde septiembre de 2006 el proyecto recibió muchísimos más apoyos que quejas. “¿A quién le molesta que eso esté ahí?”, se pregunta Marcelo. Y se responde: “Por supuesto que a ciertas grabadoras, a algunos ‘revendedores’ que creen tener los derechos de las obras publicadas, y a algunos ‘representantes’ de la cultura que de cultura tienen muy poco y no representan a ningún artista, pero necesitan justificar su sueldo.” Lo tragicómico es que por cada cierre aparecen tres o cuatro sitios que retoman la tarea. “Los que dirigen esto no van a lograr lo que pretenden. Hay cambios en la industria musical y habrá que asimilarlos”, avisa el melómano.

Desertificación sonora

Antes de instalarse en el nuevo paisaje digital, los grandes intereses moverán todos sus recursos para acomodarlo a su favor, poniendo los balances financieros por delante del acceso a los bienes musicales. En efecto, hace pocos meses el Congreso de la Nación aprobó una ley que extiende de cincuenta a setenta años los derechos de las compañías fonográficas sobre los discos que alguna vez editaron. Eso significa, entre otras cosas, que obras que estaban a punto de pasar a dominio público –en criollo, léase “iban a ser de todos”– seguirán en manos privadas por dos décadas más. Para colmo –lo señaló Diego Fischerman en una nota publicada en Página/12 el 21 de febrero– la norma no contempla ninguna obligación para quienes detentan los derechos, que podrán seguir encanutando placas como lo han hecho hasta hoy. Basta mencionar lo que ocurrió con La voz de la zafra, de Mercedes Sosa, que permaneció fuera de circulación durante cuarenta y ocho años porque RCA –hoy en manos de Sony– consideraba que no era rentable una reedición. Y eso es sólo la punta del iceberg. Como definió Litto Nebbia en otra columna publicada en este diario a principios de marzo, el sistema vigente hace que “el manipuleo sobre la no edición de una obra sea lo más parecido a ‘borrar un artista del mapa’”. Hasta que por hache o por be –y si tiene buena estrella– el creador vuelve a estar en las disquerías porque recobró la notoriedad. Muriéndose, por ejemplo.

Las huellas del consecuente desastre están por todos lados. ¿Cuál era la música de la Televisión Nacional chilena durante el gobierno de Allende? ¿Cómo suenan las canciones tradicionales que los judíos sefardíes grabaron en Argentina? ¿Dónde revisitar los viejos cuentos relatados por María Elena Walsh? En la mayoría de las tiendas la respuesta será el silencio o un pasito de Ricky Martin. No así en otro blog de lujo, Los que no se consiguen. Como otros consultados, Danito prefiere que lo mencionen con ese nick para no tener problemas. Y no se guarda nada. “Las discográficas grandes –dispara– jamás se interesaron por seguir manteniendo en disponibilidad álbumes que forman parte de nuestra identidad. Debería haber una ley para evitar eso.”

El tampoco está detrás del billete. “Me pareció que lo que yo tenía en casa no debía permanecer encerrado”, confiesa. En sintonía con sus colegas, pinta una imagen que está lejos del arquetípico blogger solitario. “Muchos me han hecho llegar joyas que no conocía, como un recital de la cantante mapuche Aimé Painé, de quien directamente no quedó registro discográfico. Y desde hace tres años volví a tener la sana costumbre de recorrer las casas de vinilos viejos y adquirir (a veces a precios altos) discos descatalogados para poder compartirlos.” Si bien Los que no se consiguen no ha sufrido ataques directos, sí debe lidiar con las firmas que permanentemente lo denuncian y dan de baja sus links de descarga. “Es desgastante que te borren archivos que hay que volver a subir, de discos que a ciencia cierta sabés que no se reeditaron ni se reeditarán jamás”, se enoja Danito. Ojo, que el hombre no es un activista del copyleft ni mucho menos. “Así como estamos los que compartimos discos fuera del interés de las discográficas, hay muchos que ponen discos nuevos apenas salen a la venta, y tal vez –me pregunto– el hecho de bajar esa música cree un hábito perverso”, sostiene.

Una casa con cien mil discos

La discusión sobre las descargas está lejos de haberse saldado. Mientras, el tiempo pasa y cada temporada deja tras de sí toneladas de títulos que no volverán a ver la luz. Esas perlas son las que apasionan a Alejandro Molinier, que desde 2007 hace la curaduría de Discos Bizarros Argentinos. Molinier –que también conduce un programa de radio que se llama Bizarrock y va los sábados de 17.30 a 19 por Radio del Pueblo (AM 830)– jura tener cien mil discos y la ilusión de instalar un museo. Sin embargo, como no tiene ningún apoyo, se conforma con difundir lo suyo por la web y el éter. “Después de ver la película Help! de Los Beatles –rememora– salí a rastrear discos. No sé cómo pasó, pero al final tuve que conseguir una casa entera para poder guardarlos.”

Alejandro camina atento. Cuando no hay un vecino que desecha una caja de LP, se cruza con colecciones tiradas en medio de la calle. Con esa base procura reconstituir una trama que de otro modo permanecería hecha jirones. Adjunta sus investigaciones en cada post e invita a que los visitantes escuchen una parte de su tesoro. La “Marcha de los taximetristas peronistas”, las canciones que los hermanos Borocotó le dedicaron a su madre y el pasado de Piero en La Nueva Ola pueden parecer cuentos salidos de una mente enferma, pero existen y concentran un conjunto de variables políticas, sociales y estéticas que vale la pena analizar. “No son como las grabaciones de Elvis o Pink Floyd, que uno sabe que se seguirán promocionando siempre. Esto es una parte del pasado que no es rentable y que por lo tanto tiende a permanecer sumergida. Fijáte que un disco como Juventud Argentina Peronista –de Carlos Bisso, lanzado en 1973– anticipa puntillosamente el fenómeno que hoy es Bombita Rodríguez. ¡Sólo que Bisso era un Bombita real y nadie se acuerda!”

Entre risas, el bizarrólogo adelanta que sus próximos posts destaparán a Graciela Borges cantando temas de Palito Ortega en 1965, más un disco simple que grabó Andrés Percivale en los ’70, varios de Alberto Olmedo y hasta uno de Ringo Bonavena cantando con los Shakers. Cuando recupera la compostura, se anima a arriesgar una conclusión. Desde su punto de vista, los que manejan el mercado no sienten la obligación de cuidar lo que “ya fue”. “Tengo amigos que sacaron de un container masters de verdaderos maestros. Y es un peligro que exista ese desprecio, porque a mí hace veinte años Depeche Mode me parecía una cagada y ahora los volví a escuchar y me gustan. Pero si nadie los hubiera conservado, jamás hubiera tenido la chance de revalorizarlos”, subraya.

Ver también nota sobre Alejandro Moliner en Noticias, declaraciones de Litto Nebbia

La TV digital Latinoamericana con Software Libre!

Casi todos los países latinoamericanos optaron por la norma japonesa ISDB-T y la interactividad correrá sobre Ginga, un Middleware desarrollado en Brasil

La Televisión Digital Terrestre abierta y gratuita avanza en Argentina y en toda Latinoamérica, lo que va a producir cambios sustanciales en ese medio tal como lo conocemos hoy. Entre las principales diferencias que modifican sustancialmente el panorama que actualmente ofrece la TV analógica, está la posibilidad de transmitir varias señales con mejor calidad en el mismo espacio que hoy ocupa un solo canal, además  de abrir la posibilidad a la TV Móvil (para ser vista en celulares o notebooks) y a crear vías de retorno entre consumidor y productor de contenidos, generando una nueva dimensión interactiva. En este último punto, hay un detalle importante, la interactividad en la TV digital latinoamericana estará basada en Software Libre. El Middleware Abierto desarrollado en Brasil entre el Laboratório de Telemídia de la Pontificia Universidad Católica de Río de Janeiro y la Universidad Federal de Paraiba será la base de la nuestra futura interactividad con la televisión.

Consultamos a Martín Olivera de la Asociación SOLAR Software Libre Argentina, que está trabajando en que se conforme la comunidad ginga en Argentina , y nos comentó que este software “es libre GPL (en realidad tienen doble licenciamiento, para algunos productores de set top boxes que no quieran liberar la adaptación de Ginga sobre sus hardware especifico, les vendieron la licencia privativa), algo así como hace MySQL: si la queres abierta, es gratis y GPL, si la queres cerrada, te la cobro y te la licencio privativa. Martín también nos explicó exactamente el concepto de Middleware, que sería “cualquier software intermediario, una suerte de plataforma entre dos capas, en este caso es entre el hardware (set top box de TV digital) y una capa de aplicaciones que podríamos hacer sobre el, para que esas cajas set top box ejecuten. Algo así como el Java de los celulares, que es también un middleware. Los celulares vienen con java, y le podes programar aplicaciones en Java que corran en el teléfono. Ginga permite así hacer aplicaciones interactivas con la TV digital que tomen contenido de la transmisión, sincronicen con él, y tomen interactividad del usuario e incluso si hay canal de retorno reenvíen a servidores de la emisora las respuestas de los usuarios, se podrían hacer encuestas, votaciones, pedir mas datos sobre alguna cosa o hacer un juego con preguntas y respuestas con los televidentes, es un terreno virgen y prometedor” Respecto del Futuro de Ginga, nos dio tres pistas importantes a tener en cuenta: 1) la adaptación del Ginga  a otros hardware (el LIFIA esta haciendo una, ya libero la primera versión de desarrollo, y  la gente de CORADIR, (fabricantes de set top box)  están poniendo Ginga en sus cajas con ayuda de universidades brasileñas directamente. 2) Herramientas para desarrollar sobre Ginga: los brasileños hicieron una herramienta llamada Composer para desarrollar, pero acá en el LIFIA la están mejorando 3) Específicamente el desarrollo de aplicaciones interactivas para TV digital que corran sobre Ginga, este es el espacio de desarrollo posible mas interesante para emprendedores, empresas, productoras de contenido, etc. La pregunta para los redpaneleros es, si la Internet modificó la industria musical, ¿En cuánto modificará la llegada de la TV digital, móvil e interactiva? Lo bueno es que con Ginga parece ser que la respuesta está en manos de todos.